Mogán reclama al ministro Marlaska refuerzos policiales para garantizar la seguridad

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, pide que se controle las incidencias que se están produciendo por parte de algunas personas extranjeras en situación irregular acogidas en los complejos alojativos turísticos

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, lamenta que el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, no estime necesaria la permanencia en el municipio de los 21 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil pero sí la presencia de otros 40 agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el vecino San Bartolomé de Tirajana para controlar las incidencias que se están produciendo por parte de algunas personas extranjeras en situación irregular acogidas en los complejos alojativos turísticos, hechos que acontecen en ambos territorios.

Bueno recalca que Mogán acoge en hoteles y complejos de apartamentos un número mayor de personas migrantes – 2.800 adultos y alrededor de 600 menores – y también donde de momento se ha producido un volumen superior de incidentes y altercados. Por este motivo, no comprende la reticencia del delegado del Gobierno a la solicitud realizada en la Junta Local de Seguridad Extraordinaria para que el GRS no abandone el municipio el 24 de enero, fecha hasta la estarán en un principio los 21 agentes que se han destinado para contribuir a mantener el orden público.

La alcaldesa se suma así a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) que denuncia la desigualdad en el reparto de los refuerzos entre Mogán, que cuenta con 55 agentes de la Guardia Civil del Puesto de Puerto Rico, y San Bartolomé de Tirajana, este último con 300 agentes de la autoridad a los que ahora se suman otros 40 de la Policía Nacional.

El delegado Pestana le explicó ayer a Bueno que habría que analizar la situación en el municipio en los próximos días y valorar entonces si prorroga la estancia del GRS o los envía de vuelta a su sede en Los Rodeos, en Tenerife. O si decide trasladar a Mogán recursos de otras unidades de la Guardia Civil del sureste de la isla, algo que la alcaldesa considera insuficiente.

«Reducir el número de agentes en otros puntos de Gran Canaria para destinarlos a Mogán no sería eficaz para mantener la seguridad en el municipio ni en la isla. Es como desnudar a un santo para vestir a otro», ha manifestado la dirigente moganera, consciente además de que hay más de 50 plazas vacantes y sin cubrir en los puestos de la Guardia Civil de Vecindario, Agüimes y Puerto Rico.