Vista exterior del recinto, con parte de la estructura que ha sido objeto de revisión municipal. / CARRASCO

Teguise retrasa la remodelación del hotel Meliá Salinas

La propiedad confía en iniciar las faenas antes de finalizar el año. El proyecto está aún en fase de valoración por los técnicos municipales

JOSÉ R. SÁNCHEZ Teguise

De haberse cumplido la previsión hecha hace meses por la parte inversora, el emblemático hotel Meliá Salinas de Costa Teguise estaría fuera de servicio en estas fechas, por obras de remodelación complementarias a trabajos hechos en 2013 y 2019. No es así, no obstante, a causa de que la propiedad aún está a expensas de que el Ayuntamiento de Teguise dé la autorización definitiva; tras discrepancias surgidas con respecto a una estructura relacionada con la gestión del agua, según fuentes locales.

Se espera que en pocas fechas se pueda alcanzar un acuerdo, definitivo para que puedan ejecutarse las faenas. Desde la propiedad, no obstante, se ha reconocido a CANARIAS7, desde la sede central en Baleares, que se va a esperar algún tiempo para la ejecución de los trabajos. Obedece a que el establecimiento está operando a buen ritmo en este verano, con el añadido de que las reservas hacen presumir que la situación de bonanza se prolongará incluso durante el otoño.

En consecuencia, «el comienzo de la transformación del emblemático Meliá Salinas a Paradisus se retrasará a finales de año, abriendo sus puertas en la primavera/verano 2023». Las fechas en concreto se definirán al menos pasado el mes de agosto.

Las obras se contemplaba de inicio que tuvieran arranque a mitad de abril pasado, en cuanto acabara la Semana Santa, con vistas a que pudieran estar los trabajos en el último día de julio, según se llegó a trasladar a los trabajadores del establecimiento. Esta primera previsión fue corregida al poco de comenzar la primavera, decidiéndose por entonces que las faenas quedaban marcadas en su arranque para el 15 de junio, con remate para mediados del mes de octubre.

Restauración y spa nuevo

Se contempla la creación de nuevos espacios de restauración, junto a la puesta en marcha de un spa de categoría acorde a la valía del hotel, para lo que será necesario variar la actual estructura de la zona de piscinas.

Como ya se contó por este rotativo, la iniciativa se contempla que esté coordinada por la inversora Victoria Hotels & Resorts, bajo la gestión de GMA, en el marco de un operativo a gran escala destinado a la remodelación de diversos establecimientos de alta gama operados por Meliá, a través de Hill International, según dio a conocer hace algunos meses la publicación especializada 'Alimarket'. El desembolso mínimo pasará de 125 millones de euros.

El hotel se estrenó como primer recinto de cinco estrellas de Lanzarote en 1977. Su construcción se comenzó en 1974, con proyecto de Fernando Higueras e implicación de César Manrique.