Urgencias del Hospital Doctor José Molina Orosa. / C7

La siniestralidad laboral subió en 2021 si bien por fortuna no hubo que lamentar casos fatales

El repunte de la actividad económica explica el auge de percances en un 22,7%. La media del pasado año fue de cuatro accidentes por jornada

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

El pasado año se notificaron, al menos a nivel oficial, 1.476 accidentes laborales con baja en alguno de los siete municipios lanzaroteño, según balance del Centro de Datos del Cabildo, con apuntes del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Hubo repunte en la suma de percances del 22,7% con respecto a 2020, por la mayor actividad económica, pero con la dicha de que no hubo que lamentar fallecimientos.

Además de no haber constancia de casos mortales a consecuencias de un siniestro de trabajo, cabe descartar en positivo que en el pasado año también quedó inédito el apartado de accidentes con consecuencias muy graves; circunstancia que no pudo darse 2020, toda vez que hace dos años se tuvo que prestar cuidado a dos profesionales que sufrieron consecuencias de extrema gravedad a causa de un percance laboral, según consta en las estadísticas validadas a nivel ministerial.

Casi la práctica totalidad de los accidentes de trabajo con necesidad de baja constatados en 2021 fueron catalogados como leves. En concreto, fueron 1.465 percances bajo esta consideración, con notable aumento con respecto a la estimación precedente.

Los 11 casos restantes tuvieron la consideración de percances con efectos graves, con aumento en relación a 2020 también este apartado particular.

Se da la circunstancia de que el registro de accidentes de trabajo guardó relación directa con el repunte de la población laboral en activo que hubo en el transcurrir de 2021, con más de 5.000 trabajadores con ocupación al cierre del ejercicio con respecto al arranque del año. Durante el segundo semestre se sumaron 939 percances, valor equivalente al 63,4% del sumatorio final.

Junio supuso el contrapunto, toda vez que en el sexto mes se constató un nivel de siniestralidad de menos de un caso por día, fruto de la confirmación de 23 percances, cuando la media general de 2021 fue de cuatro accidentes de trabajo por fecha.

El pasado año queda en el registro oficial como el tercer ejercicio de lo que va de tercer milenio donde por fortuna no hubo que lamentar la pérdida de vidas a consecuencia de un siniestro de trabajo. Hay que remontarse a los años 2007 y 2006 nada menos que encontrar los precedentes.

De este modo, en lo que va de siglo siguen constando 46 vidas perdidas a causa de un siniestro laboral en el conjunto de Lanzarote. Especialmente dramático fue el año 2003, con 9 personas fallecidas por accidente de trabajo. También fue muy negra las estadística de 2011, cuando hubo que lamentar 5 pérdidas humanas.