Fernando Clavijo (d.) y Pedro San Ginés. / carrasco

Pedro San Ginés solicitó a Fernando Clavijo que mediase a su favor ante la Fiscalía

Ante las reticencias del secretario general de Coalición Canaria, la gestión la realizó el decano del Colegio de Abogados de Lanzarote

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Las pesquisas del caso San Ginés incluyen el acceso policial a un grupo de Whatsapp compuesto por Pedro San Ginés, Ignacio Calatayud, el decano del Colegio de Abogados de Lanzarote y cuñado de Pedro San Ginés, Carlos Viñas Romero, y el penalista José María Calero Martínez, antiguo fiscal, actualmente en excedencia, conocido por su intervención en casos de tanta repercusión como Gürtel o los ERE de la Junta de Andalucía, en el que defendió a José Antonio Griñán.

Las conversaciones demuestran que los integrantes del grupo mantuvieron una intensa actividad para influir en el testimonio de los testigos y muestran la preocupación de San Ginés por el desarrollo de la causa y su enorme interés para conseguir José María Calero se entrevistase con altos responsables de la Fiscalía, hasta el punto de que llegó a solicitarle a Fernando Clavijo -secretario general de Coalición Canaria y senador autonómico- que le concertara una cita.

Tal y como relata en un mensaje enviado al grupo el propio San Ginés, el 16 de septiembre de 2021, «Clavijo me dijo que 'su mediación podía ser positiva, pero también todo lo contrario', que la fiscalía es rarita».

A partir de ese momento, queda encargado Carlos Viñas de organizar la cita y consigue que esta se celebre, finalmente, el 2 de noviembre de 2021. Al finalizar la reunión, José María Calero le envía un Whatsapp a Ignacio Calatayud con un texto breve pero revelador: «Celebrada reunión buenas sensaciones, ya te cuento».

Ministerio Fiscal

Precisamente el polémico papel jugado por la Fiscalía ha sido determinante en la sentencia del caso de la desaladora de Montaña Roja. Durante la instrucción del procedimiento el Ministerio Fiscal desempeñó un papel activo tanto en sostener la existencia de delito como en respaldar la personación como acusación popular de los antiguos consejeros de Podemos en el Cabildo.

Sin embargo, la Fiscalía modificó su postura tras el abandono de la empresa querellante, Club Lanzarote, que se retiró del procedimiento tras llegar a un acuerdo con Pedro San Ginés. Ese cambio de criterio fue justificado también por el sobreseimiento provisional que acordó el juez Salvador Alba -ahora en la cárcel cumpliendo condena- con respecto a Ignacio Calatayud, archivando las actuaciones seguidas contra el letrado.

La retirada del querellante y la renuncia a acusar de la Fiscalía sirvió de base para una controvertida sentencia, recurrida por la acusación popular, en la que la jueza niega la capacidad de personarse a los exconsejeros de Podemos y obvia entrar en el fondo.