Turistas en Costa Teguise. / CARRASCO

La patronal teme cerrar el año con una ocupación turística de menos del 18%

La presencia de viajeros de Alemania y Reino Unido se asume que será residual y se confía en contar con visitantes nacionales y nórdicos

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

La situación de parón económico generada por la pandemia será la causa directa de un cierre de año a nivel turístico con números en negativo nunca antes vistos, según se puede colegir de la encuesta hecha por el Instituto Canario de Estadística (Istac) entre los empresarios. La patronal vaticina un trimestre final de 2020 con reservas y venta de camas por debajo de las cuentas asumidas durante el verano, de manera que la ocupación de plazas en oferta apenas si llegará a la cota del 18%, como mucho.

Más en concreto, los inversores creen que este mes de octubre se completará con una ocupación media por encima apenas del 17,5%. Para noviembre se tiene asumido que la ocupación en conjunto quedará por debajo del 16%, mientras que para diciembre se confía en lograr un pequeño repunte en la demanda, para alcanzar a la conclusión del ejercicio la cota del 18%.

Estas pobres previsiones se sustentan principalmente en que se asume que durante estos tres meses definitivos de 2020 apenas si se contará con presencia de viajeros desplazados desde Alemania y Gran Bretaña, por más que ya se cuente con algunas conexiones directas entre el aeropuerto de Guacimeta y estos dos países básicos para el sector turístico lanzaroteño. Y con el añadido de que se espera igual situación a la hora de calibrar la presencia de turistas venidos de Irlanda, Francia, Suiza, Holanda, Italia, Bélgica o Portugal.

También son negativas las previsiones empresariales con respecto al turismo de Escandinavia o de procedencia nacional, tanto comparando con el cierre de 2019, como valorando los números de mediados de este mismo año, pero en menor medida.

Pobre facturación

Atendiendo a lo señalado, normal que abunde la tónica pesimista a la hora de hacer vaticinios sobre la facturación a sumar entre octubre y diciembre. Casi tres cuartas partes de los entrevistados por los especialistas del Istac dijeron en la encuesta que asumen que habrá descenso. Apenas algo más del 12% de los consultados se mostró optimista.

Esta merma en los ingresos, además de por la influencia directa de la menor presencia de usuarios, también será motivada por la reducción generalizada del precio de las camas en oferta, a pesar de que las plazas operativas en estos días suponen un porcentaje mínimo con respecto al parque total de camas, al estar cerrados al público más de dos tercios de los negocios.

Otra consecuencia directa de la poca demanda será la pérdida generalizada de puestos de trabajo, atendiendo a lo dicho por más del 60% de los encuestados.