Cazas en Guacimeta. / CARRASCO

Guacimeta se consolida como base para activaciones militares de máximo nivel

La activación que se hace desde días, con 2.000 intervinientes, cuenta con la presencia de seis Eurofighter desplazados desde Andalucía

JOSÉ R. SÁNCHEZ San Bartolomé.

El Aeródromo de Guacimeta se ha convertido de últimas en elemento clave de operativos castrenses de primer nivel. En este orden, tras haber sido en marzo epicentro del curso europeo de adiestramiento avanzado de transporte aéreo táctico, con tropas de varios países; esta semana hace de escenario esencial para la activación 'Eagle Eye 21-01', consistente en acciones de interceptación, con elementos reales, de posibles amenazas aéreas, con protagonismo para seis cazas Eurofighter desplazados desde Andalucía.

Estas maniobras ponen de relieve que la base lanzaroteña es una espacio de despliegue con valor estratégico, una vez más. Así quedó de nuevo patente ayer, con varios vuelos sin programación, con los cazas operando en coordinación con la fragata 'Álvaro de Bazán', a unas 60 millas al sur de Gran Canaria; la unidad de defensa antiaérea dispuesta en Fuerteventura y diversos efectivos activados en varios puntos de la península, entre otros.

Es decir, Guacimeta está siendo semana la referencia para unos 2.000 militares, de todos los ejércitos, según el coronel Nicolás Ramírez Arregui, responsable de la base desde mediados de 2019, quien dentro de muy pocas semanas estrenará destino.

Según el encuentro de ayer con periodistas en la base, con protagonismo para el teniente coronel Joaquín Aguirre y el comandante Francisco Delgado, al que se unió por vía telemática el capitán de fragata Ricardo Gómez, se insistió en decir que 'Eagle Eye 21-01' busca «asegurar la coordinación de todas las capacidades y la eficiencia del Sistema de Defensa Aeroespacial nacional, maximizando el adiestramiento de las unidades para garantizar la vigilancia y defensa aeroespacial del territorio nacional».

No hay motivación especial

Cabe señalar que la elección de Lanzarote para ser escenario básico de este amplio operativo se justifica simplemente en que se ve a la isla como un espacio estratégico más en España.

Cada año se hacen tres operativos de esta condición, con miles de implicados; siendo uno de ellos en Canarias, mientras que los restantes tienen lugar en zonas mediterráneas y cantábricas. El ejecutado en 2020 en las islas tuvo a Gran Canaria, con la base de Gando, de referencia central.

Para operar, los seis Eurofighter están dispuestos en la plataforma militar, preparados para estar en el aire en menos de un cuarto de hora desde que se concrete una alarma para una interceptación. Para cada despegue se da prioridad al caza sobre la operativa civil, atendiendo a los cánones. Los pilotos desconocen cuándo les toca actuar, al margen de saber que deben volar en el horario de servicio del aeropuerto (18 horas al día), con lo que se evitan vuelos durante la madrugada. El estruendo se deja sentir en Playa Honda y Puerto del Carmen, así como en los puntos por donde las aeronaves hacen vuelos bajos. Así ha sido desde el lunes y así será también este jueves. Los cazas se contempla que el viernes sean replegados.