Familiares de Juan Brito en los preparativos matinales de la presentación de la Fundación. / CARRASCO

La Fundación Juan Brito cobra vida para preservar patrimonio y tradiciones

La nueva institución, con respaldo de la amplia descendencia del Hijo Predilecto nombrado en 2013, se presentó este viernes en sociedad

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

La Fundación Juan Brito fue presentada este pasado viernes en sociedad, en el Cabildo, alcanzándose así la primera de las metas establecida por sus nueve hijos y otros descendientes del Hijo Predilecto de Lanzarote nombrado en 2013, en aras de contar con una herramienta volcada en la salvaguarda de las tradiciones y costumbres, la artesanía y el patrimonio insular.

Cumplido este primer paso, fruto de meses de trabajo, el siguiente objetivo está claro. «Queremos crear un museo», según Juan Jesús, el mayor de los nueve hijos que Juan Brito tuvo. De valor etnográfico, este museo se pretende que tenga acomodo en el Monumento al Campesino. Y con buena lógica, toda vez que se trata de un espacio que existe gracias a que el que da nombre y sentido a la Fundación fue quien hizo que Pepín Ramírez, presidente insular a mediados de los 60, asumiera el reto de crear un espacio para honrar y homenajear a las gentes del campo de la isla.

María de las Nieves, Víctor Manuel, Pedro y Juan Jesús, junto a otros familiares, desde primera hora estuvieron especialmente implicados en dar brillantez al acto nocturno de presentación. En la cita, con música y discursos, se hizo repaso a los propósitos básicos de la Fundación Juan Brito. Junto a la salvaguarda de su legado, deberá servir para «preservar, defender, conservar, investigar y difundir el patrimonio material e inmaterial de la isla».

Juan Brito, en homenaje que se le hizo la pasada década. / CARRASCO

Se centrará la entidad, se dio a entender en el encuentro, en educar y difundir el patrimonio de Lanzarote a la sociedad. Se tiene en cuenta que «es una tarea fundamental difundir la evidencia de que el patrimonio tiene un valor muy importante, ya que nos representa como habitantes de un lugar que aspira a que se reconoz- can sus peculiaridades sociales y culturales», según consta en los fundamentos de la entidad.

El museo que se prevé concretar, con material de Juan Brito que custodia el Cabildo, se apostará por difundir las técnicas agrícolas y de pesca que se utilizaron en el pasado; así como en recuperación técnicas artesanales. También se contemplan acciones para difundir aspectos del folclore insular, así como el patrimonio arqueológico y arquitectónico.

También se contemplan actuaciones específicas a nivel educativo, entre otras acciones.