Imagen de archivo de un tren de velocidad alta instalada hace una década en el parque San Telmo de la capital. / c7

UxGC exige que se inicien con urgencias las obras del tren de Gran Canaria

El debate sobre la idoneidad de contar con una línea de tren que recorra el vial costero del Este de la isla, desde Las Palmas de Gran Canaria hasta la zona turística, se abrió hace quince años, ya no caben más excusas para demorar su puesta en funcionamiento

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El presidente de Unidos por Gran Canaria, Lucas Bravo de Laguna, ha exigido que se pongan en marcha todos los mecanismos administrativos necesarios para la puesta en funcionamiento el tren que uniría Las Palmas de Gran Canaria con el Sur de la isla, con 10 paradas, ya que la propuesta defendida por José Miguel Bravo de Laguna, ante el pleno del Cabildo de Gran Canaria, contó con un apoyo unánime por parte de todos los grupos políticos.

En este sentido, el presidente de la formación grancanaria, ha señalado que el hecho de que no haya sucedido lo mismo en el Cabildo de Tenerife, donde ha contado con la oposición de Podemos, está provocando una injustificada demora en la puesta en marcha de las obras del tren, y que, si no se pueden realizar en ambas islas al unísono , por la falta de acuerdo en Tenerife, debe hacerse en Gran Canaria, porque está convencido de que, de haber sido al revés, se hubiera seguido adelante.

Lucas Bravo de Laguna ha insistido en la premura exigible ante la crítica situación por la que pasa Gran Canaria en cuestión de movilidad, los ciudadanos de Gran Canaria sufren, cada día, atascos interminables, y resulta inexplicable que, en una isla de distancias cortas como la nuestra, se pierdan tantas horas en la carretera, con lo que esto supone en pérdida de productividad y de tiempo de descanso y calidad de vida para los ciudadanos, y, por supuesto de gasto innecesario de combustible y exceso de contaminación, «la ecoísla se ha convertido en un eslogan perenne, y Unidos por Gran Canaria no vive de eslóganes sino de acciones».

El dirigente grancanario insiste en que uno de los mayores problemas por los que atraviesa la isla es el de la movilidad, que afecta especialmente a Las Palmas de Gran Canaria, pero que se sufre en la autopista GC1 de lunes a viernes, y que el tren ayudará a reducir la circulación por esta vía, donde se produce la mayor afluencia de vehículos de la isla, por la concentración de actividad económica que se produce en el Sur de Gran Canaria, donde se concentra el sector turístico en su mayoría.

Evidentemente, el tren no es la solución absoluta, pero sí una de las soluciones parciales, y, si no tomamos medidas de inmediato, el problema seguirá creciendo hasta que la situación sea insostenible y colapse la isla.

Por otro lado, Bravo de Laguna ha indicado que, en el preciso momento en el que se inicien las obras del tren, los empresarios y la Administración deben empezar a pensar en fórmulas conjuntas para la creación de bonos de transporte para disuadir a los trabajadores, que se desplazan a diario entre Las Palmas de Gran Canaria y el Sur, del uso de sus vehículos y opten por el tren, para ello también establece la necesidad de una buena campaña de información, «que es para eso para lo que debe utilizarse la publicidad institucional, no para autobombo de los gobiernos de turno», afirmó el líder del partido grancanario.

En cuanto al coste de la implantación del tren en Gran Canaria, presupuestada en 1.650 millones de euros, el de Tenerife costará 2.200 millones, Lucas Bravo de Laguna ha recordado que debe ser sufragado con fondos de la Unión Europea, y que el Gobierno de Canarias se comprometió a solicitar al Gobierno Central 4.000 millones de euros, que procederían del plan de la UE para paliar los daños económicos derivados de la pandemia. Este plan contaría con 750.000 millones de euros, y, entre las acciones a las que debería estar dirigida esta inversión, están el transporte guiado, la movilidad sostenible y la transición ecológica. Si añadimos que la UE considera financiables las infraestructuras ferroviarias interoperables en las regiones ultraperiféricas, nada se debe interponer en el desarrollo de ambos proyectos.

El presidente de Unidos por Gran Canaria ha concluido indicando que su partido insistirá en la puesta en marcha del tren de Gran Canaria y ha adelantado que, en los próximos meses, presentarán su plan de movilidad, que no consistirá en una puesta en escena de los problemas existentes y establecer que hace falta tomar medidas, como han hecho el resto de partidos, sino que contará con medidas concretas para solucionar la situación, sobre todo, en Las Palmas de Gran Canaria.