Vista del muro del embalse de Soria, el vaso inferior de la central hidroeléctrica. / ARCADIO SUÁREZ

El Tribunal de Cuentas archiva la denuncia por la seguridad del Salto de Chira

El escrito de Salvar Chira-Soria sobre anomalías en la concesión es inadmitido sin llegarse a nombrar un delegado instructor

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El Tribunal de Cuentas ha archivado la denuncia presentada por la Plataforma Salvar Chira-Soria que se opone a la construcción de la central hidroeléctrica contra el Consejo Insular de Aguas (CIA) por presuntas irregularidades sobre la gestión de la seguridad de las presas al considerar que el escrito en que se ejercita la acción pública de responsabilidad contable no reúne los requisitos exigidos, por lo que ha decretado su inadmisión.

El auto de la Sección de Enjuiciamiento sostiene que de la lectura de la denuncia y la documentación aneja se desprende que «no ha sido puesto en conocimiento del Tribunal de Cuentas ningún hecho que individualice algún supuesto de responsabilidad contable con referencia específica a cuentas determinadas, o a concretos actos de intervención, administración, custodia o manejo de bienes, caudales o efectos públicos», tal y como exige la ley para poder iniciar una acción pública de responsabilidad contable.

La denuncia que no se admite a trámite, sin interesar siquiera el nombramiento de delegado instructor para la práctica de una investigación, afirma que en un momento indeterminado de 2016 o 2017 se produjo la asunción no justificada con fondos públicos de obligaciones que el pliego del concurso (de concesión del salto hidráulico entre Chira y Soria) atribuía al concesionario, Red Eléctrica de España (REE), «lo que ya supone un alto grado de indeterminación» a juicio del Ministerio Fiscal.

El auto destaca que la denuncia del presidente de Salvar Chira-Soria, Honorio Galindo, alegando «un presunto menoscabo de fondos públicos por parte del CIA al destinar importantes cantidades de dinero en beneficio de una empresa» (REE) cita una cláusula del pliego «que no hace referencia al aspecto que se denuncia», la seguridad de las presas de la central, sino a la implantación del sistema.

Por si fuera poco, «el resto de la denuncia se refiere a posibilidades de futuro, ajenas a cualquier actuación jurisdiccional, por hacer referencia a irregularidades todavía no materializadas», señala textualmente el auto del Tribunal.

El presidente de Salvar Chira-Soria formuló la denuncia ante el Tribunal de Cuentas el 23 de abril de este año y el 7 de junio, ante su requerimiento para subsanarla denuncia, presentó escrito en el que manifestó que no quería constituirse en parte de la misma sino en mero denunciante, por lo que acabó siendo separado del procedimiento el 14 de junio.

El fiscal Luis García Rueda

El Ministerio Fiscal defendió tanto la inadmisión de la acción pública como la improcedencia del nombramiento de un delegado instructor para investigar las presuntas irregularidades en la gestión de la seguridad de los embalses de Chira y Soria, los vasos superior e inferior de la central hidroeléctrica.

El auto del Tribunal de Cuentas data de los últimos días del pasado julio y hace suya la propuesta del Ministerio Fiscal firmado por el teniente fiscal Luis Rueda García.