El bocadillo gigante luce en el casco de la villa. / C7

Teror degustó en dos horas el bocadillo de chorizo más largo

Miles de persona asistieron a la fiesta gastronómica de la villa mariana en la que pudieron ver y probar el pan de medio kilómetro

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Teror se convirtió en el centro de atención de la isla la mañana de este sábado al preparar una fiesta en sus calles principales, donde pusieron un bocadillo de chorizo de Teror de 500 metros: el más largo de la historia. Desde tempranas horas empezaron a llegar cientos de personas que no querían faltar a la cita para contemplarlo y degustarlo acompañado de un Clipper. Además, todo ello de manera gratuita.

Desde las 6.00 horas las calles del casco de la villa mariana empezaban a oler a pan recién horneado y a este alimento tradicional y señero del municipio. A las 10.00 horas el desayuno ya estaba listo ante la atenta mirada de cientos de personas con el estómago vacío que esperaban a recibir su delicioso manjar. El reparto esperaba estar en activo hasta las 16.00 horas, pero a las 12.00 horas ya no quedaban ni las migas.

El sabroso bocadillo, elaborado bajo las directrices del chef Aridane Rivero y un equipo de 30 personas, fue preparado sobre más de 100 mesas valladas y unidas entre sí, que pasaron por mitad de las principales calles del pueblo:Real de la Plaza, Plaza del Pino, Cal y calle Nueva.

350 kilos de chorizo y 1.500 de pan

En total se utilizaron más de 350 kilos del carismático chorizo de Teror y alrededor de 900 grandes panes (1.500 kilos), para que nadie se quedase sin su porción. Según los cálculos de la organización, finalmente se repartieron 6.000 raciones. Además, pensando en todo el mundo, reservaron una parte del gigantesco bocadillo para las personas celíacas. Hasta nueve panes eran sin gluten, o lo que es lo mismo, 45 raciones se hicieron para las personas que sufren esta enfermedad digestiva.

El evento gastronómico fue todo un éxito para llenar las calles de risas, buen ambiente y familias pasando un rato diferente. El tiempo acompañó para la ocasión y los más devotos aprovecharon para visitar el santuario de la patrona de Gran Canaria: la Virgen del Pino.

Con concierto de Pepe Benavente incluido

Esta iniciativa, enmarcada dentro del programa de actividades propuesto por el Ayuntamiento para celebrar el Día de Canarias, fue acompañada por un concierto del mítico cantante Pepe Benavente, quien puso a bailar a los asistentes con sus conocidos temas a mediodía, coincidiendo justo con el momento en el que se acabó el pan.

El enorme bocata contentó a todos por su sabor, pero solo cien personas pudieron encontrar en su trozo un ticket que le hacía ganar un vale-regalo con un premio aleatorio para gastar en los comercios del municipio. Por tanto, este hito también sirvió como actividad dinamizadora de la Zona Comercial Abierta del casco histórico, tal y como explicó la concejala de Comercio de la localidad, Angharad Quintana.