Entre los animales más abandonados figuran las razas de perros PPP. / C7

Las secuelas de la pandemia disparan las cifras medias de abandono de animales en Telde

De los 9 o 10 a la semana en las etapas más duras ahora se ha pasado a una media de 15. Los motivos: la crisis económica y las camadas indeseadas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Telde

El Ayuntamiento advirtió ayer del incremento «alarmante» del abandono de animales, sobre todo perros, desde que empezaron las fases de desescalada tras el confinamiento decretado para evitar los contagios de la covid-19. La edil de Protección Animal, Auri Saavedra, informa de que la cifra media actual está en 15 abandonos a la semana, cuando antes de la pandemia, solo en las etapas más duras, se llegaba a 9 o 10. El 95% de los casos no tienen chip. Están sin identificar. El año pasado abandonaron en Telde a 350 perros. Si se mantiene esta media alcista, superarán los 500 en 2020.

El gobierno municipal reconoce que no da avío y que el pequeño albergue municipal se le desborda en apenas dos días. Tiene seis jaulas individuales, una para cachorros y una para gatos. En una misma semana se le llena más de una vez. Por eso, Saavedra hizo ayer un llamamiento a los ciudadanos y les recordó que «el abandono es una forma más de maltrato y que es un delito tipificado en el Código Penal con pena de uno a seis meses de prisión o con una sanción económica».

Vista de una camada de cachorros rescatada días atrás. / c7

La concejal aclara que ha consultado a los servicios de protección de otros municipios y que el patrón se repite, es decir, que esta tendencia alcista en las cifras de abandono no es exclusiva de Telde. A su juicio, son dos los factores que más han contribuido a este aumento: la crisis económica derivada del impacto de la pandemia y las camadas indeseadas. Han intervenido para rescatar a cachorros en contenedores de basura.

Advierte de que hay familias o propietarios que alegan que han tenido que dejar su vivienda porque ya no pueden pagar el alquiler o que se han quedado sin trabajo y optan por deshacerse de su perro. Entre los abandonados, los hay muy mayores o enfermos. Algunos de estos, más de 10, los ha recogido la concejal en su propia casa. Y otra característica de muchos de los abandonados es que son de los llamados PPP, de razas potencialmente peligrosas. «Mientras son pequeños los tienen en casa, pero en cuanto crecen, como muchos son cruzados, cogen gran tamaño y se desprenden de ellos», se queja la edil.

Por el momento, el Ayuntamiento salva la situación con las protectoras, que les dan salida mediante las adopciones. Pero no siempre pueden recogerlos y Telde recurre entonces al albergue insular de Bañaderos.