Rebajan la pena al condenado por la pelea en un partido de fútbol base

El juez admite el recurso del procesado y disminuye su condena a un año y seis meses de cárcel al apreciar la atenuante de arrebato cuando casi deja tuerto a otro padre en El Hornillo

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

El lamentable y viralizado incidente que protagonizaron dos padres durante un partido de fútbol base disputado en el Pablo Hernández vive un nuevo episodio. La Sala condenó a uno de los agresores el pasado mes de julio por dejar casi tuerto al otro, pero ahora la justicia ha estimado en parte el recurso de apelación presentado por el condenado y rebaja en un año su pena de prisión. Así, la condena del autor de la paliza pasa de dos años y medio de cárcel a un año y seis meses ya que se aprecia la atenuante de arrebato.

Eso sí, mantiene el resto de pronunciamiento relativos a la pena que le obligan a pagar como indemnización 72.161 euros al individuo que recibió varios golpes y que, como consecuencia de los mismos, perdió parte de la visión de un ojo. El fallo le prohíbe, además, acercarse al agredido o comunicarse con él durante cuatro años. En referencia al segundo implicado en la pelea, que causó a su contrincante daños de escasa entidad, el tribunal le impuso una multa por valor de 300 euros como autor de un delito leve de lesiones y la obligación de abonar una indemnización de 245 euros.

Los hechos, según relata el fallo, sucedieron el 14 de enero de 2017 en el campo de fútbol Pablo Hernández (El Hornillo) durante un partido de fútbol de menores de edad en el que jugaban los hijos de los dos acusados, y al que éstos asistían en calidad de espectadores. Sobre las 19.00 horas, uno de ellos le propinó un cabezazo al otro, y este último reaccionó «propinándole tres tortas con la mano izquierda abierta, seguidas de un golpe con el puño derecho y múltiples golpes con el puño izquierdo dirigidos a la cara», resalta la sentencia.