Borrar
José Daniel Benítez. arcadio suárez
DBR, una propuesta pionera que une el kárate con el entrenamiento funcional

DBR, una propuesta pionera que une el kárate con el entrenamiento funcional

José Daniel Benítez ofrece en su nuevo gimnasio originales clases mezclando varias disciplinas con el objetivo de aumentar el control corporal mientras se disfruta del deporte.

Lunes, 18 de enero 2021, 00:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No es el lugar que buscan los que persiguen tonificar su pecho, marcar abdominales y presumir de bíceps en la playa. Si ese es el objetivo del interesado, José Daniel Benítez le recomienda acudir a cualquiera de los cientos de gimnasios convencionales que existen en la isla. Este teldense, que se autodefine como un cabezota al explicar por qué a pesar de los numerosos inconvenientes y limitaciones a los que se puede enfrentar por culpa de la pandemia, ha decidido invertir todos sus ahorros para dedicarse a lo que más le gusta, celebró la pasada semana el tercer mes con DBR, el centro que se ha convertido en su segunda casa.

Situado en Los Llanos, se trata de un gimnasio que ofrece una original propuesta deportiva al aunar las artes marciales con el entrenamiento funcional. «El control corporal es el objetivo principal. Ese y que la gente se divierta haciendo ejercicio», detalla Benítez, quien admite no contemplar otro modo de trabajar que no sea con sus usuarios pasándoselo bien. «La gente tiene que venir a desconectar y a disfrutar, no como una obligación para realizar su dosis de deporte diaria. Así mis clases no tendrían sentido», remarca este enamorado del kárate que lleva desde los cinco años dando saltos y patadas.

Es uno de los valientes que se han atrevido a emprender en medio de la crisis y, lejos de arrepentirse, ya tiene en mente grandes planes de futuro que pasan por especializarse en entrenamientos personales dirigidos a competidores de deportes de contacto. Pero, de momento, se contenta con la excelente respuesta que están teniendo sus usuarios. «Es la primera vez para todo el mundo porque este tipo de entrenamiento no se encuentran por ahí, por eso me ha sorprendido la rapidez con lo que lo está asimilando la gente. Me suelen decir que aunque no acaban muy cansados las clases, al día siguiente notan agujetas y que han trabajado músculos que ni siquiera sabían que tenían», relata José Daniel acerca de unas sesiones con las que se mejora la posición corporal, el equilibrio y, en definitiva, el control que uno tiene sobre su cuerpo. «La meta es lograr un mayor rendimiento físico, verte más equilibrado en todos los sentidos». Y si eso se consigue con una sonrisa, el cóctel es insuperable.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios