Iconos de la lucha canaria. De izquierda a derecha, Manuel (Pollo de la Barranquera I), Francisco (II), Juan (III) y José (IV). / C7

Pollos de la Barranquera, un legado eterno

Historia. El mundo de la lucha canaria se ha volcado esta semana para solicitar al Ayuntamiento la nominación de algún espacio público del municipio con el nombre de la influyente saga familiar de luchadores teldenses

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

La lucha canaria siempre estará en deuda con los Pollos de la Barranquera. La saga familiar teldense de cuatro hermanos (Manuel, Francisco, Juan y José) dedicaron su vida al deporte vernáculo por antonomasia de las islas. Una generación única que, según los más entendidos en este deporte, nunca más se volverá a ver.

Es ahora, después de tantas horas en los terreros, cuando muchas de las agrupaciones y equipos que conforman el mundo de esta disciplina ancestral se han volcado para solicitar al Ayuntamiento de Telde que les dedique un espacio público en la ciudad como colofón a sus grandes carreras y como eternos defensores de lo tradicional.

Desde principios de esta semana la administración local está recibiendo escritos con dicha petición por parte de las federaciones insular y regional de lucha; clubes como el Castro Morales (de Telde), el Gáldar, el Santa Rita (de Las Palmas de Gran Canaria), el Guanarteme o el Maninidra (de Ingenio); agrupaciones sindicales tales como Comisiones Obreras; y asociaciones vecinales como la del barrio de La Barranquera, quienes están recogiendo firmas a favor de esta iniciativa. Además, durante los próximos días y semanas otros colectivos y clubes, incluso de otras islas, también se unirán a esta demanda.

Los documentos enviados proponen al consistorio que sea el parque de La Barranquera el que reciba el nuevo nombre de 'Parque Hermanos Pollos de la Barranquera'. Como alternativa, si la primera demanda no prolifera, plantean la idea de nominar a la urbanización que se encuentra junto a la piscina del mismo barrio como 'Urbanización Hermanos Pollos de la Barranquera'. Actualmente, según a podido conocer CANARIAS7, la Concejalía de Cultura ve con buenos ojos la propuesta, aunque aún se encuentra en fase de estudio.

La familia Trujillo Artiles, más conocida como Los Barranqueras en el mundo de la lucha canaria, puesto que ese fue el barrio teldense que les vio nacer y crecer, ha sido uno de los principales culpables por el que a día de hoy, tras siglos de historia, la llama de la lucha canaria siga viva. Ellos, como los Ojedas, los Castro Morales, los Navarros, los Sosas, los Cortijos, los Callejones y otras sagas de otros tiempos, algunas anónimas, han abrazado en su seno, como parte inseparable de su forma de ser y de concebir la vida, este legado ancestral.

Es por ello que en los escritos presentados por los diferentes grupos se pide que Manuel, Francisco, Juan y José -Pollo de la Barranquera I, Pollo de la Barranquera II, Pollo de la Barranquera III y Pollo de la Barranquera IV, respectivamente- tengan este merecido reconocimiento.

De izquierda a derecha, Pollo II, Pollo IV, Pollo III y Pollo I. / c7

Tal y como relata el escrito de la propuesta nominativa, La Barranquera es un núcleo de población relativamente reciente que se originó en el extrarradio del Telde histórico. Albergó a familias humildes y campesinas que vivían al amparo de las extensiones de tomateros que cubría buena parte del este y sur de Gran Canaria desde principios del siglo XX. Llegaron a este pueblo, con la esperanza de un futuro mejor y para no emigrar a Cuba o Venezuela, gente de toda Gran Canaria (San Mateo, Santa Lucía e, incluso, de otras zonas de Telde) y de otras islas.

En este entorno humilde, y a la vez de gente emprendedora, hay que ubicar al matrimonio formado por Manuel Trujillo Suárez y María Artiles Peña que tuvieron una nutrida descendencia, como era habitual en aquella época, en las familias en los años posteriores a la desgraciada contienda civil española de los años treinta del pasado siglo XX. El matrimonio tuvo ocho hijos: cuatro hembras y cuatro varones, que a la postre darían lugar a una dinastía de luchadores que pasarían a formar parte de la historia del deporte vernáculo.

Un año del fallecimiento de Manuel, Pollo I

El pasado mes de julio se cumplió el primer aniversario de la muerte de Manuel, el cabeza de cartel de la dinastía de los Pollos de la Barranquera. Fuerte, corajudo, optimista, bregador incansable y con una personalidad arrolladora. Así le describen quienes tuvieron la suerte de conocerle. Con una vida plagada de tardes de gloria, fue dejando su granito de arena en muchos clubes de la isla tras colgar los calzones. Sus conocimientos sobre lucha canaria quedaron plasmados en dos libros escritos por él mismo y también los quiso llevar hasta el otro lado del charco durante su estancia en Cuba.