Lágrimas por el adiós de José Sánchez, el belenista de la ciudad

La ciudad llora el fallecimiento, a los 85 años, del artesano que dio vida durante más de medio siglo al tradicional nacimiento de la plaza de San Gregorio, el principal atractivo navideño del municipio.

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Ya tenía que caminar ayudado de su bastón, eso sí, lo hacía con tino y tieso como una vela. Aunque en las navidades de los últimos años iba cediendo cada vez más protagonismo a su sobrino José Miguel Velázquez en el montaje del belén, fue su mimo durante más de medio siglo confeccionando la representación del nacimiento en la plaza de San Gregorio, unido a su carácter bondadoso y entrañable, lo que le hizo a Pepe Sánchez ganarse el cariño de todos. Por eso Telde tuvo este jueves un amargo despertar según fue conociendo el fallecimiento de este artesano a los 85 años de edad. Él era la navidad en la ciudad y ahora sus vecinos quedan huérfanos del espíritu de su querido belenista.

Dio el último suspiro en su vivienda de Los Llanos, barrio en el que se labró su leyenda. Allí tenía, guardado en una habitación, parte del material con el que hacía sus creaciones. Compartía paredes rodeado de decenas de viviendas a pequeña escala, hechas a pulso, por obra y arte de sus propias manos y de su ingenio. Y se fue de este mundo sin olvidarse de ninguna. Recordaba hasta el barrio o isla donde se encuentra la original en la que se inspiró. En total poseía unas 300, aunque la mayoría no se encontraban en su morada, allí donde expiró su último aliento y que tenía más de museo que de casa, sino que las almacenaba con celo en un garaje cercano.

Pero su extensa trayectoria va más allá aún de los más de 50 montajes que realizó en su barrio. El compromiso de Sánchez a esta tradición supera los 60 años y abarca más municipios que el teldense. Dedicó toda su vida al montaje y el diseño de nacimientos que expuso de cara al público. En Telde lo hizo siempre inspirándose en paisajes canarios, y como fiel reflejo su última representación, la que pasará a la posteridad por ser el último belén de Pepe Sánchez, el número 52. El nacimiento fue un tributo al archipiélago, con casas características de todas las islas y bajo un imponente mural que recogía una vista panorámica del Roque Nublo con las islas representadas al fondo.

En la anterior edición, exhibiendo la grandeza de su corazón, José dedicó su popular obra a su amigo Manuel Sánchez, un belenista que había fallecido recientemente. Entonces dijo a este periódico que aún no había acabado los belenes que quería terminar. Ojalá su producción hubiese sido infinita. Su legado sí lo será. Que descanse en paz.

Será incinerado este viernes en el tanatorio de San Miguel

La capilla ardiente con el cuerpo de José Sánchez se instaló este jueves en el tanatorio de Las Rubiesas y el viernes, a las 11.00 horas, partirá la comitiva fúnebre a la iglesia de San Gregorio, donde se oficiará una misa funeral. Posteriormente, sus restos mortales se trasladarán al tanatorio de San Miguel para su incineración.