A la afectada y a sus menores lo único que le ofrecen las instituciones es hospedarse en una casa de acogida. / C7

El grito de auxilio de una mujer y sus hijos en busca de un hogar

Víctima de malos tratos psicológicos desde hace nueve años, esta teldense pide un alquiler al alcance de sus posibilidades para huir de la casa de su expareja

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Lleva dos años separada de su pareja y, desde hace nueve, según le hizo ver su terapeuta, recibía malos tratos psicológicos, aunque hasta ahora no era consciente de ello. Sin embargo, y pese a todo este drama, aún no ha podido abandonar la vivienda en la que lleva conviviendo con él todo este tiempo por falta de medios. «He intentado buscar una solución a través de la instituciones, pidiendo ayuda al Ayuntamiento, pero la Concejalía de Igualdad lo único que me ofrece es que nos quedemos en una casa de acogida», explica esta teldense que prefiere mantener el anonimato por miedo a represalias. Esta es una alternativa que de momento rechaza porque teme que pueda hacer sufrir más a sus hijos, un niño de 5 años y una niña de 9. La mayor cuenta con 19 años y vive con su hermana. «Ellos ya están fatal por el clima que hay en casa y haré lo posible por evitarles pasar por otro trago así», comenta.

Sin embargo, esta es su última bala. Hacer público el infierno por el que están pasando ella y los menores. Si no consigue nada, aceptará la solución alojativa municipal. «Ya que las administraciones parece que no me pueden ayudar, pido a algún alma caritativa que nos alquile un piso para poder irme con mis hijos. Es verdad que mis únicos ingresos provienen de ayudas, pero prometo que pagaré», suplica desesperada. Según explica esta mujer entre lágrimas, su expareja ya ha intentado echarla de casa, pero ella se niega a separarse de sus hijos y no se irá hasta que no encuentre un techo seguro para los tres. «Tuve que denunciarlo para no verme tirada en la calle con los niños», exclama la teldense.

Eso sí, tiene claro que cuando haga las maletas se irá fuera de Telde. Han sido tan malas las vivencias que ha experimentado en los últimos en su ciudad, que siente la necesidad de empezar de cero en un nuevo municipio para que los recuerdos no le golpeen constantemente. «No puedo más, mi psicóloga me recomienda que no mantenga esta situación durante más tiempo, y no solo por mi, sino también por mis hijos. Dice que se pueden terminar traumatizando», añade esta madre desesperada, quien desvela, para contextualizar el drama que actualmente padece su familia, que la niña sufrió un ataque de ansiedad recientemente. «Se quedó a solas con él y acabó llorando y gritando que se quería ir. Ahora le tiene miedo a todo y cuando salimos a la calle no me suelta de la mano», asevera.

Aunque ha estado buscando piso insistentemente, la respuesta que ha recibido siempre ha sido negativa al no contar con una nómina. «Ahora mi esperanza es que mi hermana me sirva de aval en un alquiler que me pueda permitir. Pero con lo que recibo no puedo afrontar un gasto de más de 500 euros mensuales si además tengo que pagar agua y luz», reconoce. Esta es su última oportunidad, la de hacer público su drama. El grito de una mujer y sus hijos en busca de un hogar.