Borrar
Imagen de archivo del cementerio de San Juan. JUAN CARLOS ALONSO
Un error hace que difuntos de familias diferentes compartan el mismo nicho en Telde

Un error hace que difuntos de familias diferentes compartan el mismo nicho en Telde

El Ayuntamiento autorizó el uso de un sepulcro en el cementerio de San Juan sin certificar antes que los solicitantes eran legítimos dueños de esa tumba

Miércoles, 8 de marzo 2023, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una equivocación por parte del Ayuntamiento de Telde ha propiciado que varios difuntos de dos familias diferentes estén compartiendo actualmente nicho en el cementerio de San Juan Bautista. Así lo cuentan hundidos en la indignación los miembros de la familia afectada, quienes poseen los documentos que prueban la compra de la cavidad en cuestión en el cementerio del casco teldense en abril de 1977.

Uno de los herederos afirma que el nicho solo se había abierto dos veces desde su compra. La primera vez en 1977 para enterrar a su abuela -compradora de la tumba- y otra para enterrar a su tía en 2007. Sin embargo, el pasado 14 de noviembre de 2022 este espacio para el descanso eterno fue reabierto sin el permiso de los que parecen ser los legítimos propietarios, para colocar los restos de otra persona que nada tienen que ver ellos.

Para más 'inri', se enteraron de casualidad. «Mi prima, que suele ir a enramar el nicho cada semana o cada quince días, vio que la lápida se había quitado. Al principio pensamos que eran simples trabajos de mantenimiento, pero al poco nos enteramos de que se había enterrado junto a mi abuela y mi tía a otra persona que no es de nuestra sangre», explica el heredero.

«Un error involuntario»

Eloy Santana, concejal de Cementerios, asegura que «este suceso ha sido fruto de un error involuntario de las funerarias y de la empresa que gestiona los cementerios». Sin embargo, como ha podido contrastar este medio, el Ayuntamiento es el responsable de aprobar o denegar las solicitudes de apertura de las tumbas antes de los entierros apoyándose en los certificados de titularidad que, al parecer en este caso, nadie pudo aportar nunca. La funeraria obra como mediador entre las familias y el ayuntamiento, mientras que la concesionaria encargada de la gestión de los cementerios de la ciudad, tan solo recibe la orden del ayuntamiento para abrir el nicho y volver a sellarlo tras meter al difunto dentro.

Este suceso, entre familias con mismos apellidos y muy comunes en Canarias -algo que ha podido ser el desencadenante de este error, pero que aún está por probar-, ha abierto una disputa entre la familia que acaba de enterrar a su ser querido, ya que reiteran que ese nicho le pertenece, aunque sin aportar ningún escrito que lo pruebe; y la familia que sí aporta el certificado de titularidad. A pesar de todo, nadie, excepto un juez, podrá volver a autorizar la apertura de la cavidad hasta dentro de cinco años para no incurrir en un delito de profanación. La otra vía sería conseguir una orden judicial, aunque los titulares quieren que esta sea la última vía.

La administración local, que da la razón a la familia con los documentos que demuestran que el nicho es suyo, está tratando de solucionar el tema de alguna forma. Para ello baraja varias vías, como la designación de otro nicho a los legítimos propietarios hasta que pasen los cinco años y se puedan sacar y reubicar los restos mortales del otro difunto. Los herederos ya han dado su respuesta negativa a esta alternativa, por lo que esperan pronto una solución «real» y «justa». «Todos nos podemos equivocar, pero también hay que saber rectificar», aseveran.

«En ningún momento queremos faltar el respeto a la otra familia ni a su difunto, pero creemos que no se ha actuado bien y no vemos justo que los mayores perjudicados seamos nosotros. Esto no se trata de una cosa cualquiera y tanto nosotros como nuestros antepasados merecen respeto. Nada de esto hubiese pasado si se hubiesen hecho las cosas bien», imploran.

Ciuca espera respuestas

Desde la oposición ya han llegado los primeros comentarios tras conocer este hecho. En concreto, desde Ciuca, su portavoz y concejal, Juan Antonio Peña, declara que «el gobierno municipal debe investigar lo sucedido y depurar responsabilidades sobre lo sucedido». Del mismo modo, afirman que «la familia afectada debe saber cuánto antes lo sucedido y dónde están los restos de sus seres queridos y cuándo podrán recuperar su propiedad». Además, Peña indica que «ya hemos solicitado el acceso al expediente para investigar lo ocurrido, no nos quedaremos de brazos cruzados ante esta situación tan grave y delicada.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios