Dos vecinos colocan carteles de protesta en una de las vías principales de acceso a Piletillas. Las pancartas inundan el barrio. / C7

Las canalizaciones frenan el despliegue de fibra en Piletillas

Los desacuerdos sobre la titularidad de estas instalaciones detienen los avances que el barrio ha logrado para contar con internet de alta velocidad

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Piletillas, como tantas otras zonas y barrios del municipio, continúa con su lucha para lograr que la fibra óptica llegue a todos los hogares. En su caso, la frustración es mayor ya que siente que todos sus esfuerzos, que comenzaron en junio del pasado año, se han visto truncados por culpa del Ayuntamiento. No en vano, fue a través de su asociación de vecinos, Eolo, como logró acordar junto a representantes de Telefónica un plan de reuniones para estudiar la mejor manera de implementar este servicio.

De esta forma, se decidió, con la intervención del secretario territorial de Canarias Movistar Telefónica, la Concejalía de Vías y Obras y los propios vecinos, que la instalación de la fibra óptica se llevara a cabo de manera mixta, es decir, soterrar los cables utilizando las canalizaciones existentes en el 80% de las calles, y que el 20% restante se implantase de forma aérea provisionalmente hasta que se adecuasen las nuevas canalizaciones. Todos los gastos, según lo acordado, correrían a cuenta de Telefónica.

Una vez decidido el plan, Eolo asegura que solo quedaba el visto bueno del área de Urbanismo que permitiera a Movistar usar dichas canalizaciones. «La sorpresa fue mayúscula cuando la concejal del departamento, Lidia Mejías, dijo que no iba a llegar a ningún acuerdo de cesión de las canalizaciones a Telefónica», comenta Enrique Muñoz, presidente del colectivo. ¿El motivo?, que, según el Consistorio, las canalizaciones no son propiedad municipal, sino de los vecinos.

«Esta afirmación es totalmente errónea puesto que dichas canalizaciones las colocó el Ayuntamiento cuando hicieron obras de mejora en las aceras de toda la urbanización», remarca Muñoz, quien advierte que esta postura por parte de la Administración Pública ha paralizado todo el trabajo realizado por muchas personas durante mucho tiempo. «Hemos presentado varios escritos con el asesoramiento de técnicos, pero no hemos recibido respuesta», desvela el presidente.

Un cúmulo de circunstancias que ha hecho que el enfado de los vecinos vaya en aumento cada día que pasa, y este cabreo se refleja actualmente en los numerosos carteles y pancartas de protesta que inundan la urbanización: «Héctor, responde ya; Lidia, contesta ya», «alcalde, fibra soterrada ya», «recepción» o «ante la brecha digital, implicación municipal». Unos mensajes que no descartan llevar hasta la misma sede del Ayuntamiento de El Cubillo. «La postura intransigente de la concejal, unido a la pasividad del alcalde, no solo está impidiendo el despliegue de la fibra óptica en nuestra urbanización, sino que también bloquea los planes de mejora de otros proyectos que estamos demandando», concluye Enrique Muñoz, el portavoz de uno de los muchos barrios que suspiran por acabar con su situación de pobreza digital.