Este es el único cajero del que dispone el pueblo de Santa Lucía de Tirajana. / C7

Santa Lucía protesta por el «mal servicio» de una entidad financiera

El alcalde está muy molesto y sopesa que el Ayuntamiento ingrese en otro banco el dinero que tiene depositado en la entidad bancaria

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Santa Lucía de Tirajana

En el casco de Santa Lucía de Tirajana no hay oficinas bancarias, solo cuentan con un cajero y, según su alcalde, Francisco García, lleva 15 días estropeado, lo que obliga a su población, buena parte de ella envejecida, personas muy mayores o jubiladas, a trasladarse a 9 kilómetros de distancia para acceder al cajero o banco más cercano. El primer edil asegura que ya se reunió con representantes de la entidad bancaria que lo gestiona, CaixaBank, y que le dieron garantías de que la instalación sería reparada cuanto antes, pero ha entrado el mes de diciembre y han llegado las fiestas patronales del pueblo, en honor de Santa Lucía, y el cajero sigue roto.

Francisco García se mostró este sábado muy molesto y muy crítico con el «mal servicio» que le presta CaixaBank al pueblo de Santa Lucía, máxime cuando se ha convertido en el único recurso de que disponen para sacar dinero. «Aquí viven muchas personas mayores que necesitan de este cajero; además, estamos en las fiestas del pueblo y estos días el casco se convierte en un ir y venir de gentes que también se quedarán sin poder usar este recurso en caso de que les surja la necesidad».

El alcalde lamentó que la responsable de este «mal servicio» a los ciudadanos de Santa Lucía de Tirajana sea una entidad bancaria con la que el Ayuntamiento mantiene una colaboración para el servicio de recaudación, de ahí que reconociera que sopesa la posibilidad de retirar el dinero que la institución tiene depositado en cuentas de CaixaBank e ingresarlo en otro banco.

«El jueves de esta misma semana contacté con responsables de la compañía para advertirles de este problema y me aseguraron que estaría resuelto sobre la marcha y que me volverían a llamar, pero me quedé esperando y el cajero sigue igual», se queja.