Revilla reparte mascarillas en un vuelo de Gran Canaria

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha ido a recibir a los pasajeros, entregándoles mascarillas en el aeropuerto.

EUROPA PRESS / SANTANDER

Los pasajeros que viajaron este jueves en el vuelo de Gran Canaria a Santander de Binter, se vieron sorprendidos por la presencia del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en la terminal del aeropuerto Seve Ballesteros, quien recibió a los viajeros y repartió mascarillas.

Revilla recibió a más de 200 pasajeros de Gran Canaria y otro vuelo proveniente de Viena que llegaron esta tarde esta tarde en las dos nuevas compañías que operan en el aeropuerto, Lauda y Binter, respectivamente. Se trata del primer vuelo de la historia entre la comunidad y la capital austriaca y el primero de Binter que, a través de Gran Canaria, conecta con cualquiera de las islas.

Nuevas rutas con las islas

La llegada del vuelo de Binter materializa la previsión anunciada en 2019 de que comenzaría a operar en marzo y que hubo de posponerse por el coronavirus. La quinta compañía con presencia en el Seve Ballesteros opera dos conexiones semanales con Tenerife (lunes) y Gran Canaria.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha ido a recibir a los pasajeros y ha confesado sentir una "especial emoción" al ver cómo empiezan a llegar viajeros procedentes de diferentes lugares. "Es como si reanudásemos un poco la vida", ha manifestado, al tiempo que ha comprometido un "esfuerzo doble" para que el Seve Ballesteros pueda recuperar las cifras anteriores a la pandemia.

En este sentido, ha señalado que consideraría "un buen dato" alcanzar los 850.000 pasajeros este año, y ya, en 2021, "batir el récord". Así ha recordado que el nivel de viajeros partía de casi 1.200.000 y que los primeros meses de este año "apuntaban a cifras récord", con incrementos del 40 por ciento en enero y del 11 por ciento en febrero.

Revilla se ha mostrado "optimista" y ha augurado "un gran verano", salvando julio y agosto y trabajando para que septiembre sea "una prolongación" de la época estival. De esta forma, será posible, a su juicio, "paliar el desastre" y que al virus sanitario no se una el económico.

Acompañado por la consejera de Turismo, Marina Lombó; la directora general de Turismo, Eva Bartolomé, y del director del aeropuerto, Bienvenido Rico, y con todas las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias, Revilla ha entregado mascarillas de Cantabria a los viajeros para darles la bienvenida.

"Quien viene a Cantabria viene a un destino seguro" y, con la mascarilla entregada esta tarde de forma simbólica, tal y como ha explicado Lombó, "pedimos que quien venga respete las normas de higiene y seguridad" para que "Cantabria siga siendo segura". De esta forma, tal y como ha recordado la consejera, será posible "seguir disfrutando de esta nueva normalidad".

Lombó ha asegurado que su departamento seguirá trabajando intensamente en "consolidar el buen pronóstico" del verano y las expectativas creadas por los otoños de 2018 y 2019.

Respecto de los vuelos de esta tarde, el de Viena se suma a las cuatro rutas internacionales -Bruselas, Dublín, Edimburgo y Londres- que el Seve Ballesteros recuperó ayer tras el cierre forzoso por la pandemia y a las de Madrid y Palma de Mallorca que también han comenzado hoy.

Ayer llegaron a Cantabria 180 viajeros en el vuelo de Londres; 160 en el de Dublín, 130 procedentes de Edimburgo y otros 180 de Bruselas, con una ocupación que rondaba el 90 por ciento en todos ellos.

Con la nueva ruta de Lauda, Cantabria es la segunda comunidad del norte con conexión a Viena además de Bilbao y con ella ya son ocho las aerolíneas con servicio en la región.