Participantes en el Mundial de Windsurf que acoge la playa de Pozo Izquierdo y aerogeneradores terrestres al fondo. / C7

Preocupa la posible afección al oleaje y el windsurf en Pozo Izquierdo

El Instituto Geológico y Minero, Salud Pública y el Consistorio de Santa Lucía de Tirajana alegan contra el impacto del parque eólico flotante

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La noruega Equinor tendrá que ajustar el estudio de impacto ambiental de su parque eólico marino al documento de alcance elaborado por el Ministerio y que, entre otros requisitos, obliga al promotor a seguir las indicaciones del Instituto Geológico y Minero de España «respecto a la modificación de corrientes producida por los aerogeneradores», así como las de Salud Pública del Gobierno de Canarias «con respecto al oleaje y las mareas y su afección a otros usos, como la práctica de windsurf en Pozo Izquierdo».

Al respecto, el documento de alcance incorpora también la necesidad de valorar las posibles incidencias del parque eólico flotante sobre la actividad turística del municipio de Santa Lucía de Tirajana vinculada a la actividad del windsurf en Pozo Izquierdo, tal y como expone el ayuntamiento del sureste en sus alegaciones al proyecto.

En este sentido, la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias considera «obligatorio» la realización de un estudio de opinión de la población afectada «que legitime el proyecto, valorando el conjunto de los parques marinos proyectados en la zona.

Los aerogeneradores de 15 MW de Equinor son los de mayor potencia de los 12 parques que han iniciado el estudio de impacto para instalarse en aguas del Sureste, aunque la empresa se reserva la opción de que el tamaño final se mueva entre 10 y 18 MW, por lo que su número final dependerá del tamaño elegido finalmente.