Localización del nuevo campo de ensayos para aerogeneradores de más de 5 MW (verde) y del ya existente. / C7

Plocan propone un campo de ensayo de molinos de más de 5 MW en el sureste

El banco de pruebas para aerogeneradores mide el doble que el del noreste, afectado por la cercanía al aeropuerto, y está en la mejor área de vientos

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) ha propuesto al Gobierno central la creación de un segundo campo de ensayo en aguas de Gran Canaria para la experimentación de tecnologías marinas, localizado esta vez en la costa sureste y centrado en la prueba y desarrollo de prototipos de aerogeneradores de más de 5 MW de potencia.

El director de Plocan, Joaquín Hernández, explica que en el banco de ensayos ya existente en la coste noreste, de 23 kilómetros cuadrados, debido a su proximidad al aeropuerto, las servidumbres de navegación aérea impiden levantar aerogeneradores de más de 160 metros de altura. Esa es, precisamente, la que tiene el único instalado en aguas españolas, el prototipo MLRT de 5 MW operativo desde 2018.

El único aerogenerador marino en aguas españolas está en el banco de ensayos actual de Plocan. / Arcadio Suárez

«No poder ensayar con prototipos de más de 5 MW constituye una limitación severa del actual campo de ensayos», reconoce antes de destacar que casi 20 empresas del sector eólico marino, siete de ellas nacionales, están interesadas en realizar pruebas en aguas grancanarias.

«Si no creamos esa oferta las empresas que necesitan hacer ensayos se irán a otro s lugares», destaca Hernández, cuando «hay abierta una carrera por la competitividad de los modelos que se instalarán en los próximos años», detalla sobre «una oportunidad única de generar valor añadido en Canarias y de que el desarrollo de la eólica marina genere actividad económica, riqueza y empleo» en la isla.

El director de Plocan no se atreve a dar fechas para la autorización del segundo campo de ensayos marinos, aunque, por la experiencia del primero, estima que «el procedimiento se dilata varios años».

No obstante, la propuesta camina ya por el Ministerio para la Transición Ecológica aprovechando que está cocinando el Plan de Ordenación de la Estrategia Marina (POEM) de Canarias, en el que le ha hecho un hueco entre las áreas que el Estado reservará en aguas del Sureste para la implantación de parques eólicos comerciales.

Con 46,48 kilómetros cuadrados de superficie, el doble que la del ya existente y localizado entre Las Palmas de Gran Canaria y Telde, el área elegida para el segundo campo de ensayo para tecnologías marinas alcanza profundidades de hasta 1.000 metros, frente a los 600 de la primera. Lo hace adrede «para probar tecnologías flotantes en aguas más profundas», comenta el director de Plocan.

Infografía del banco de ensayo de tecnologías marinas existente en el noreste de Gran Canaria. / C7

La superficie propuesta inicialmente por este consorcio público se ha recortado cerca de la orilla en el POEM con el objetivo de dejar un pasillo de navegación para el acceso al puerto de Arinaga, siguiendo indicaciones de la Dirección General de la Marina Mercante.

La ubicación aceptada por el Ministerio, en la mejor zona de vientos para el desarrollo de la eólica marina, también se solapa cerca de la costa con una de las zonas de interés para la acuicultura del litoral insular, aunque en principio solo coincidiría con las líneas submarinas para la evacuación de la energía y para las comunicaciones entre el campo de ensayos y las instalaciones en tierra.

Con vientos de más de 10 metros por segundo a 140 metros de altura sobre el nivel mar, en esa franja costera del sureste se acumulan ya 12 proyectos privados de creación de parques eólicos que han iniciado su tramitación ante el Ministerio.

Esos 12 parques suman 834 MW de potencia y su ordenación está a la espera de que el Ministerio convoque una subasta de potencia eólica marina que el Gobierno canario quiere que se abra antes de 2023.

El objetivo sería autorizar la instalación de 165 MW en 2030 y 700 MW en 2040, no solo en las aguas del Sureste sino en las seleccionadas en varias franjas costeras del archipiélago, aunque la grancanaria lleva ventaja.