Trazado actual de la GC-2, con velocidad controlada, a su paso por la costa de Moya. / C7

El plan del litoral del Norte mantiene el trazado de la GC-2 de Arucas a Guía

Los túneles de Moya serán posibles cuando el nuevo PIO entre en vigor y el posible soterramiento en Bañaderos lo decidirá el proyecto de ejecución

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La aprobación definitiva del Plan Territorial Parcial del Litoral del Norte (PTP-15) tiene ya el visto bueno del Órgano de Evaluación Ambiental de Gran Canaria, que ha dado luz verde a la evaluación ambiental estratégica del documento que el Cabildo tramita desde hace 16 años.

El acuerdo considera que ha quedado «justificado técnicamente» que en el plan de ordenación de la plataforma costera de Arucas, Moya y Guía situada entre los barrancos de Tenoya y San Felipe «no se han introducido modificaciones sustanciales que pudieran tener efectos significativos para el medio ambiente».

El documento mantiene el trazado actual de la autovía del Norte (GC-2) por este tramo, ganando carriles por el lado tierra para su duplicación y evitando cualquier variante, como los túneles que proponía el Ayuntamiento de Moya.. El PTP-15, según explica la consejera de Política Territorial, Inés Miranda, se limita a marcar el corredor y será en el proyecto de construcción que haga el Gobierno de Canarias donde se definan los detalles, entre ellos el posible soterramiento de la autovía a su paso entre Bañaderos y El Puertillo.

Cuando la revisión del Plan Insular de Ordenación que prepara el Cabildo esté en vigor, agrega Miranda, el Consistorio de Moya podrá proponer cualquier modificación del trazado con una longitud inferior a tres kilómetros.

Miranda confía en llevar a Pleno el PTP-15 en el mes de octubre y en que entre en vigor antes de fin de año.

La alternativa elegida en el Plan propone el acondicionamiento de la actual vía, en la que la velocidad se reduce a entre 50 y 70 kilómetros/hora, como eje verde estructurante que pierde su carácter de vía rápida, adquiriendo un tratamiento de bulevar en las zonas de mayor sección del tramo. Ese eje estructurante comienza en Bañaderos, a partir del Club de Tiro Olímpico, y continúa hasta El Roque y la playa de San Felipe.

Asimismo, el PTP-15 apuesta por dotar a ese paseo marítimo de zonas de uso comercial, restauración y deportivo; rehabilitar la costa entre Tinocas y Punta Camello, la más degradada; potenciar los valores paisajísticos de la zona de La Salina; y recuperar playas y usos terciarios en Las Hoyas-Mariscalete.

Para revitalizar el ámbito que incluye los núcleos de Bañaderos, Quintanilla, San Andrés y El Roque, el PTP-15 propone establecer equipamientos costeros, servicios recreativos, náuticos y otros usos de oportunidad, entre ellos actividades comerciales logísticas a la escala del área.

Mejorar la GC-2 «sí o sí»

Para la consejera de Política Territorial la ampliación de la calzada actual «es imprescindible para que el tránsito sea más ágil, rápido y seguro, y para no seguir estrangulando el desarrollo de la comarca». La GC-2 «necesita una mejora sí o sí», sostiene.

El PTP-15 inició su andadura en 2015, se declaró caducado en 2012 (tras dos sentencias del Tribunal Supremo anulando el trazado de la variante de Bañaderos) y se retomó en 2018.