Botella de champán con la estampa del Faro de Maspalomas al fondo. / C7

La organización del congreso de habilitados lo califica de éxito

La interventora del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Tania Naya, niega que fuera un derroche y aclara que los encuentros de este nivel tienen un coste similar

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

La organización del I Congreso de Administración Local y Funcionarios con Habilitación Nacional, que corrió a cargo, días atrás, de los ayuntamientos de San Bartolomé y Santa Lucía de Tirajana, niega que incurriera en el «derroche» denunciado por CC y pone el acento en que fue «un éxito» y que cumplió los objetivos formativos que se trazó. Así lo ve la interventora de San Bartolomé, Tania Naya, una de las promotoras del congreso, dirigido al colectivo que pertenece y a empleados públicos.

Subraya que su coste, 500.000 euros, es el habitual en congresos de este nivel y que, de hecho, ha participado en ediciones anteriores en otras partes de España y que han seguido este mismo esquema. También explicó que la financiación suele correr a manos de las administraciones públicas, como en este caso.

Dejó claro que las comidas no eran exclusivas ni lujosas, sino que se organizaron para todos los inscritos, casi 200. Y aclaró algunos detalles: las botellas de champán Moët & Chandom fueron un obsequio del hotel donde se celebró el congreso, así como la comida del último día. Y sobre los centros de flores da su versión: es más una cuestión de buen gusto que de lujo.

Procedimiento correcto de contratación

También discrepa de las dudas suscitadas respecto al procedimiento para su contratación. Explica que se publicó en el boletín europeo y que se facilitó la concurrencia. Respecto al hecho de que fuera un procedimiento negociado, aclaró que es legal y que se aplicó por la premura con la que se organizó, en un tiempo récord. En condiciones normales, las ciudades se pasan dos años preparando este tipo de encuentros.

«Las ciudades se suelen disputar la organización de estos congresos porque son ocasión magnífica de promoción, es una pena que se enturbie así», se lamenta. «Han venido profesionales del máximo nivel, magistrados, responsables de Hacienda, en fin, y se fueron encantados de la isla, todo han sido felicitaciones». Por ese mismo ánimo promocional, los cócteles se organizaron al pie del Faro de Maspalomas, según explicó.

Aclaración de colegios profesionales

Por su parte, los Colegios Oficiales de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local de Las Palmas y Tenerife y el Consejo General, sin cuestionar la calidad y el rigor de los contenidos técnicos y doctrinales de las ponencias, dejan constancia de que no tuvieron que ver ni con la organización del congreso ni con su diseño.

La posición de los alcaldes

Ante la polémica generada por el coste del evento, la posición de la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana Conchi Narváez fue de una cerrada defensa. «Fue todo un éxito, hemos sido un referente», defiende. «Más de 60 habilitados nacionales han venido a conocer San Bartolomé, pero al mismo tiempo, a formar». Dijo que han sido unas intensas jornadas para gestionar y gastar mejor el dinero público. «Nuestra plantilla está mejor formada que antes del congreso».

«No nos hemos gastado el dinero en fiestas, pero imaginen que dijéramos lo mismo del Carnaval Internacional de Maspalomas, es una fiesta pura y dura, pero son inversiones, como lo son las luces de Navidad, cada gasto es una inversión», sostiene la edil socialista.

Por su parte, el máximo responsable de Santa Lucía de Tirajana Francisco García argumenta que la aportación de su ayuntamiento para este congreso está más que justificada, entre otros motivos, por la carencia de habilitados nacionales en las islas o por la necesidad de formar a los empleados públicos respecto al reto que supone el desarrollo de los proyectos Next Generation. «Se cumplieron con creces los objetivos de formación que se pusieron», subrayó. Respecto a las fiestas, optó por no manifestarse.