El grabado, dañado por la inscripción 'Pepona'. / El Legado

Nuevo atentado vandálico al Hombre de Guayadeque

El colectivo El Legado denuncia la realización de una pintada sobre el grabado prehispánico de Agüimes. El grafiti pone 'Pepona'

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Agüimes

El Hombre de Guayadeque es un grabado icónico para el patrimonio arqueológico grancanario y, por lo que se ve, también para los vándalos. El colectivo El Legado, dedicado a la divulgación y concienciación sobre el valor y la importancia de los yacimientos que se conservan en la isla, ha denunciado en sus perfiles en redes sociales una nueva agresión sufrida por esta herencia rupestre que dejaron los indígenas canarios en Agüimes. Algún desaprensivo pintó la palabra 'Pepona' justo sobre el panel de piedra donde se representa la figura antropomorfa.

Los miembros del colectivo El Legado sostienen que la agresión es reciente porque la persona que la detectó y que les informó del hallazgo no hacía ni 15 días que se había pasado por el yacimiento y no había visto nada. Según relatan, dieron parte al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo, que quedó en mandar a un inspector para evaluar los daños y calibrar su posible reparación.

Este grabado se halla en una montaña de Agüimes y forma parte de una de las estaciones rupestres más significativas de esta zona. En concreto, los arqueólogos han identificado en ese punto seis paneles de grabados ejecutados mediante un picado continuo y o por abrasión, según informa el Cabildo en su Guía del Patrimonio Arqueológico de Gran Canaria. En este tipo de casos los especialistas insisten siempre en la importancia de advertir del daño que se le hace a estos vestigios cuando se le practican incisiones o se pintan con tiza.