Borrar
Carmelo Naranjo y Paco Bosa junto a sus perros guías Muxu y Skye. C7
Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía
Gran Canaria

Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía

Los perros guías participaron en un acto formativo que la Fundación ONCE de Perros Guía organizó este miércoles ante más de un centenar de escolares | En Canarias solo hay 48 canes de ayuda para invidentes

CANARIAS7

Santa Lucía de Tirajana

Miércoles, 15 de mayo 2024, 14:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Carmelo Naranjo y Paco Bosa nacieron y han vivido toda la vida en Santa Lucía de Tirajana. Habían coincidido alguna vez pero no tenían ninguna relación. Carmelo perdió la vista hace diez años y a Paco se le dañó el nervió óptico hace veinte años y fue perdiendo la visión poco a poco. A los dos la pérdida de la vista les cambió la vida hace años, pero ahora su calidad de vida ha mejorado desde que cuentan con perros guía. En Canarias hay 48 perros guías de la Fundación ONCE, en Santa Lucía de Tirajana los dos que hay son los que guían a Carmelo y Paco.

La Fundación ONCE Perro Guía organizó este miércoles, con la colaboración del Ayuntamiento, una exhibición del trabajo que realizan con los perros guías en el Pabellón Deportivo La Unión-Vecindario. Más de un centenar de escolares conocieron el trabajo que realiza la fundación para entrenar a los perros guías. En el acto estuvieron el alcalde Francisco García, el concejal de Movilidad, Leví Ramos, y el edil de Educación, Mario Bordón, además asistieron el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Canarias, Miguel Déniz, y del Delegado Territorial de la ONCE en las islas, José Antonio López.

Carmelo Naranjo nació en El Canario «donde hoy está la urbanización Majadaciega, pero para mí sigue siendo El Canario». Tuvo varios trabajos, fue autónomo, panadero entre otras cosas, pero hace 10 años perdió la visión. Tras superar los difíciles años de la adaptación, Carmelo afronta el día a día con humor, y reconoce que su calidad de vida ha mejorado «desde que tengo a Muxu, mi perro guía, ya dejé el bastón y salgo mucho más a la calle y paseo con frecuencia por la zona peatonal de la Avenida de Canarias«.

Imagen principal - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía
Imagen secundaria 1 - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía
Imagen secundaria 2 - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía

El alcalde, Francisco García, explicó que «el año pasado Carmelo Naranjo llamó a las oficinas municipales, quería hablar conmigo, quedamos y me pidió la colaboración del Ayuntamiento para hacer un acto con la Fundación ONCE para explicar a la ciudadanía el importante papel de los perros guías, así que gracias a Carmelo hoy estamos aquí«.

Paco Bosa está muy contento con su perra Skye. Antes de llegar a Vecindario la perra viajó desde Uruguay a Madrid. Paco aclara que « la perra tiene pasaporte uruguayo y pasaporte español, yo fui a Madrid a recogerla, primero pasé 17 días en Madrid paseando con ella, por parques, montándome en el tren, en la guagua…». Paco también ha vivido toda la vida en el municipio, «vivo en la calle Luis de Góngora, tenía mi oficina de tasaciones de casas y coches».

A veces la familia adoptiva echa de menos a los perros. Carmelo cuenta que «la familia de Muxu vino hace 15 días para estar con el perro, y estuvo paseando una semana por las calles de aquí». Carmelo y Paco creen que la gente debe tener más sensibilidad con las personas que van con perros guías. «A veces pasan las patinetas a toda velocidad, junto al paso de peatones, y el perro se pone nervioso», cuenta Paco.

«Cuando alguien ve a una persona invidente con un perro guía, nunca se debe distraer al perro, ni jugar con él, ni darle comida, y si pide ayuda para ir a un sitio, se le debe orientar sin tocar al perro guía»

Antes de entregarles los perros guías a sus usuarios, la Fundación ONCE los entrena en una escuela que tienen en Madrid. Al nacer los perros guías, en su mayoría de la raza labradores, se dejan a una familia que los adopta durante un año. Deben hacer vida con ellos paseándolos por la ciudad, acostumbrándolos a montar en guaguas, taxis, el tren, metros. Según explicaron los entrenadores Bene y Raquel a los escolares que acudieron al Pabellón Deportivo La Unión- Vecinario, después de estar un año con las familias, «en la escuela entrenamos a los perros para guiar a las personas invidentes, para pasear a la velocidad que marcan los usuarios».

Imagen principal - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía
Imagen secundaria 1 - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía
Imagen secundaria 2 - Muxu y Skye, los ojos de Carmelo y Paco en Santa Lucía

Los monitores explicaron que cuando alguien ve a una persona con un perro guía no debe nunca distraer al perro, ni jugar con él, ni darle comida. Cuando una persona invidente pide ayuda para ir a un sitio, se le puede orientar sin tocar al perro guía, que funciona como los ojos de la persona invidente.

El presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Canarias, Miguel Déniz, agradeció «al Ayuntamiento de Santa Lucía, al alcalde y a todos los que han hecho posible que hoy estemos aquí». Déniz recordó que «tenemos una ley que autoriza a entrar en todos los establecimientos a los perros guía, pero los necesitamos también a ustedes, los vecinos del municipio, para colaborar entre todos para que se cumpla la norma»

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios