Onalia Bueno, este martes, atendiendo a los medios de comunicación. / juan carlos alonso

Mogán condena la supuesta agresión sexual en Puerto Rico

La alcaldesa cifra en seis los migrantes que duermen en la calle en su municipio, cuatro de los cuales están implicados en el presunto delito

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, condenó este martes la supuesta agresión sexual que sufrió una mujer en Puerto Rico por parte de cuatro hombres la noche del pasado viernes. «Uno de ellos tenía antecedentes penales; esperemos que se les condene, mínimo, a una pena de prisión, y si no, por lo menos, a que sean deportados a su país». Los cuatro presuntos agresores, que hoy pasarán a disposición judicial, eran migrantes de origen magrebí. Bueno dio otro dato. «Mogán tiene censados seis migrantes que están durmiendo en la calle, pues de esos seis, cuatro están implicados» en la supuesta agresión, que tuvo lugar en el parque del barranco de Agua La Perra.

Recordó que hace dos meses se le advirtió a la Delegación del Gobierno de que había migrantes que acababan en la calle y lamenta que este fenómeno no solo no se haya resuelto, sino que «se está replicando en otros sitios, como en la capital». «Tenemos un problema, no podemos permitir que estén en la calle sin ningún tipo de asistencia», subrayó, y temió que este suceso dañe a la imagen de seguridad que tienen las islas como destino turístico.

Sin mencionar este caso, el presidente del Cabildo, Antonio Morales, que este martes estuvo de visita en Mogán, hacía hincapié en esa misma inquietud. «Desde siempre hemos vendido como uno de los valores del destino la seguridad frente a los delitos, y desde luego, no podemos permitir que esta situación se pueda descontrolar y pueda dañar al sector. Es importante que se tomen medidas inmediatas sobre estas personas que se están quedando en la calle sin ningún tipo de recursos; es lo que más nos preocupa».

En ese misma línea también se mostró preocupado por el hecho de que de los 2.700 menores extranjeros no acompañados que están acogidos en las islas, «alrededor de 1.000 cumplirán muy pronto la mayoría de edad». Insistió. «Hay que buscar alternativas para estas personas. No se les puede dejar al albur de las ONG o las ayudas de emergencia, porque puede generar una alarma social que no es buena ni para el destino ni para la ciudadanía».

La alcaldesa explica que en los complejos hoteleros de Mogán quedan aún 220 migrantes adultos y 500 menores. Y de los 11 establecimientos que los acogían, siguen 3 con menores y 2 con adultos.