Vista de la fachada del hotel Riu Palace Maspalomas, que luce todavía en obras. / ARCADIO SUÁREZ

102 millones en renovación hotelera en el sur en la era covid

El sector privado se vio sin turistas, pero no se quedó quieto. San Bartolomé y Mogán han tramitado 85 expedientes de obras desde marzo de 2020

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

No se movían los turistas, pero el sector sí. En pleno cero turístico, con el aeropuerto trabajando casi a puerta cerrada y las calles y locales del sur desangeladas, el movimiento durante la pandemia ha corrido de la mano del trasiego de camiones cargados de materiales de obra, los operarios en los andamios o las hormigoneras. Las empresas aprovecharon que sus hoteles y apartamentos estaban cerrados para invertir en la renovación de sus instalaciones. Desde marzo de 2020, cuando la covid paró el mundo, hasta el día de hoy, en los dos municipios turísticos de Gran Canaria, San Bartolomé y Mogán, se han tramitado proyectos que suman una inversión de 102,5 millones de euros, según datos oficiales recabados y aportados por los departamentos de Urbanismo de ambos ayuntamientos. Esto es fruto de un esfuerzo compartido, primero y principal, el del sector privado, que decidió no quedarse de brazos cruzados pese a que el Estado nunca aprobó el plan de ayudas que le prometió, y segundo, el de las administraciones públicas, que, según advierten, han hecho todo lo posible para agilizar las inversiones.

Entre los proyectos hay renovaciones casi integrales de hoteles, como las que han afrontado Gloria Thalasso & Hotels, que estos meses reformó casi íntegramente su emblemático hotel de San Agustín (San Bartolomé), con una inversión, según informó el grupo, de 30 millones de euros, o la cadena Riu, que también ha optado por capear la peor crisis turística de la historia del sector en las islas con una apuesta decidida por mejorar y ofrecer mayor calidad si cabe en sus instalaciones, que es lo que han buscado con los 10 millones de euros que están invirtiendo en poner al día otro de sus referentes, el Riu Palace Maspalomas. En otros casos, los empresarios han optado por reconvertir sus apartamentos en hoteles, como es el caso del proyecto que ya tramitan los propietarios de los bungalows Doña Rosa, en Playa del Inglés. En Mogán, las mayores inversiones de este periodo las han ejecutado Servatur, para la reforma y ampliación del Hotel Puerto Azul, que ha contado con un presupuesto de 15,5 millones de euros, y Atom Hoteles Socimi, que tras comprar el hotel Labranda Riviera Marina lo ha reformado por 3,4 millones de euros. Se llamará Labranda Costa Mogán.

Luego hay otros muchos proyectos que tienen que ver con obras menores, de mejora de ciertas instalaciones, como la construcción de aseos en una piscina, la dotación de un ascensor o de una pasarela, o la sustitución de los baños de las habitaciones.

En San Bartolomé, en concreto, en este periodo se han tramitado 63 expedientes que han supuesto una inversión privada de 79,3 millones de euros (79.335.392), y el cobro del correspondiente ICIO por parte del Ayuntamiento, que ha ascendido a 2,5 millones (2.538.732). De esos 63, unos 19 corresponden a reformas de hoteles o complejos, con un desembolso de 73,2 millones (73.256.217), 7 tienen que ver con renovaciones de locales como bares o cafeterías, que han tenido un coste de 238.010 euros, y otros 37 son modificaciones o proyectos de mejora en instalaciones de alojamientos como son piscinas, calderas o recepciones, entre otros, para los que los empresarios se han gastado 5,8 millones de euros (5.841.165).

Por su parte, en el municipio vecino de Mogán, en este tiempo condicionado por la pandemia se han tramitado 22 expedientes que han dado lugar a una inversión de 23,1 millones de euros (23.164.909). De esos 22, unos 3 compondrán la reforma de instalaciones hoteleras, para lo que se invertirán 20 millones de euros, 16 guardan relación con obras de mejora, como adecuación de instalación eléctrica, reforma de piscinas, arreglo de fachadas o acondicionamiento de aparcamientos o vías de servicio, que suponen una cuantía de 1,6 millones (1.611.402) y otros 3 implican el desarrollo de obra nueva, para la construcción de apartamentos, que dan lugar a un desembolso de 1,5 millones (1.544.552).

Buenas expectativas

A algunos de estos complejos puede que la vuelta paulatina de los turistas les pille con las obras a medio. Por lo pronto, las expectativas son buenas. Esa fue al menos la información con la que regresó de Fitur el edil de Urbanismo y Turismo de San Bartolomé, Alejandro Marichal, a quien los turoperadores le manifestaron que las previsiones para el segundo semestre hablan de una «recuperación», que será «lenta y paulatina», pero que permitirá que al menos el municipio tirajanero acabe el año «con cerca de un 70% de ocupación».

Los turoperadores europeos han informado de que Maspalomas Costa Canaria iniciará el segundo semestre de 2021 con un incremento de la contratación, comenzando con un 40% de ocupación, de turistas españoles. Para la temporada de invierno se prevé un incremento de hasta el 70%, y los turistas procederán de distintos países europeos.

Fachada del hotel Labranda Costa Mogán, en la playa del Cura, que también ha afrontado obras de remodelación. / C7

Tanto en San Bartolomé como en Mogán coinciden en valorar de forma «muy positiva» el esfuerzo inversor que ha hecho el sector privado para aprovechar estos meses de cero turístico provocado por la pandemia, pero también subrayan que a ellos, a las administraciones, les ha tocado esforzarse para agilizar la tramitación de todos esos expedientes. Y ello pese a que, como apunta Onalia Bueno, regidora de Mogán, las dificultades derivadas de la pandemia también han condicionado mucho la dinámica de trabajo municipal.

Es más, Marichal detalla que esa mayor agilidad fue su apuesta nada más llegar al gobierno y que eso se ha traducido en que desde julio de 2019 se hayan concedido más de 900 licencias que han supuesto una inversión superior a los 343 millones de euros y la recaudación de más de 10 millones de euros para las arcas públicas.