San Bartolomé da otro empujón al Siam Park al aprobar el proyecto de urbanización

La Junta de Gobierno local aprobó este jueves la propuesta, que exigirá una inversión de 2,3 millones. El edil de Urbanismo, Samuel Henríquez, confía en que las obras se inicien en 2022 tras ocho años de idas y venidas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, celebrada justo después de la sesión plenaria de marzo, dio este jueves otro paso para hacer posible la construcción en El Veril de un complejo similar al Siam Park de Tenerife, el parque acuático que promueve Loro Parque SA. El órgano municipal aprobó la propuesta inicial para el establecimiento del sistema de ejecución privada por concierto, el convenio urbanístico de gestión concertada y el proyecto de urbanización del sector de suelo urbanizable en el que se ejecutará esta infraestructura turística. Los tres expedientes serán sometidos ahora a un mes de exposición pública.

La inversión rondará los 80 millones de euros e incluirá un hotel y varios establecimientos de restauración. Se ejecutará sobre una parcela de 179.448 metros cuadrados, de los que 67.656 pertenecen a Loro Parque. El resto, al corresponderse con el cauce público del barranco de El Veril, pertenecen al Estado, pero su gestión recae en el Consejo Insular de Aguas, que en 2015 otorgó a la empresa promotora una concesión administrativa para ocupar esos terrenos, en una superficie de 121.000 metros cuadrados, y para autorizarles su canalización, ya ejecutada.

Vídeo.

El concejal de Urbanismo, Samuel Henríquez, subrayó este jueves los avances alcanzados en los apenas cuatro meses que lleva al frente de este departamento. Explicó que han podido dar este paso tras sortear dos obstáculos principales. Primero, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que anuló el Plan de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad (PMM) de El Veril, que daba cobertura al Siam Park en el planeamiento urbanístico, no es aún efectiva dado está recurrida ante el Tribunal Supremo. Y segundo, la reclamación que hizo el Gobierno central de 11,5 millones de euros que entiende que le corresponden por los aprovechamientos urbanísticos de los 121.000 metros cuadrados de suelo público que usará Loro Parque. El Ayuntamiento le respondió en diciembre de 2021 y le desestimó la petición.

Las obras de urbanización exigirán una inversión de 2,3 millones y el promotor ingresará al consistorio otros 2,82 millones por el 10% de aprovechamiento urbanístico. Henríquez confía en dar la licencia antes del verano y que las obras empiecen este año tras 8 años de idas y venidas.