Un vertido de la Casa Roja pudo contaminar El Confital

Los bomberos han detectado un vertido en la Casa Roja -la vieja estación de bombeo de agua de mar de La Isleta- al que señalan como foco del episodio de contaminación fecal que estos días mantiene cerrado al baño El Confital hasta el próximo lunes. El inmueble ha sido utilizado recientemente por varios okupas.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El incremento en la concentración de bacterias fecales del tipo enterococos en aguas de El Confital ha obligado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a mantener la orden de prohibición del baño en esta parte del litoral al menos hasta el próximo lunes.

Mientras se siguen realizando análisis, los bomberos creen haber detectado ya el origen del actual episodio de contaminación fecal por enterococos y lo sitúan en un vertido localizado en la Casa Roja.

Se trata de un inmueble de propiedad municipal que se encuentra en las inmediaciones de la zona de El Cabrón. Es una vieja estación de bombeo de agua de mar con la que se llenaba la piscina que estaba en lo que hoy es el polideportivo Jardín de Infancia, y con la que también se limpiaban las calles del barrio de La Isleta.

La Casa Roja ha estado abandonada y sin uso en los últimos años, salvo por un grupo de okupas que la ha venido utilizando sin que de momento pueda establecerse ninguna relación directa entre este hecho y el vertido.

El concejal de Ciudad de Mar del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, aseguró ayer que había pedido un informe por escrito al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento para conocer todos los detalles de esta información.

Los bomberos, junto a operarios de las unidades de Aguas y Ciudad de Mar, y agentes de la Policía Local rastrearon también ayer la galería de Los Nidillos y siguieron la pista a posibles pozos negros irregulares en El Confital, mantenidos desde la época de las chabolas.

Por su lado, el portavoz del Partido Popular en el Consistorio, Juan José Cardona, aseguró ayer que el hecho de que se vuelva a repetir un episodio de contaminación fecal en El Confital en un periodo de nueve meses indica que hay problemas de gestión con las playas. «Es inconcebible que a estas alturas no tengamos una respuesta de cuál ha sido la causa, no solo de este episodio, sino del anterior», expuso, «son claros ejemplos de que no se están haciendo las cosas bien».

Los últimos análisis de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, con las muestras tomadas el pasado miércoles, no solo han confirmado el episodio de contaminación fecal en las aguas de El Confital, sino que han arrojado unos datos peores. Si en los cultivos del miércoles se había contabilizado 440 microgramos de enterococos por cada 100 mililitros, en los resultados de ayer este nivel de concentración había subido a 570, lo que supone un 30% más de presencia de bacterias fecales en el agua.

Por eso, el concejal de Ciudad de Mar del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, hizo ayer un llamamiento a la ciudadanía para que no se bañara durante este puente en El Confital. «Aunque no vean o huelan nada anormal, los análisis nos dicen que está ocurriendo algo», sentenció, «les pedimos que vayan a otras playas, pero no a El Confital».

El edil indicó que se ha pedido el refuerzo de la presencia policial en esta parte de la costa con el fin de conseguir que se respete la prohibición del baño ya que tanto ayer como el jueves se detectó la presencia de bañistas que ignoraban la advertencia municipal.

El baño en este tipo de situaciones puede acabar propiciando el desarrollo de enfermedades como otitis o gastroenteritis, como norma general.

Los trabajos de detección del foco seguirán este fin de semana. «No vamos a dejar de trabajar hasta que sepamos lo que ocurre», dijo Ramírez.