De izquiera a derecha, el presidente de Inforcasa, Juan Francisco García,; el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo; y el director del periódico, Francisco Suárez Álamo. / Arcadio Suárez

El turismo y la construcción dan signos de recuperación

El alcalde de la capital grancanaria, Augusto Hidalgo, confía en que el turismo urbano salga antes de la crisis que el modelo de sol y playa. El sector secundario ya genera empleo en la ciudad

JAVIER DARRIBA REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

La construcción empieza a recuperar la normalidad en la capital grancanaria. El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, acaba de anunciar en el encuentro 'Nuevos retos para una nueva era', que organiza CANARIAS7, que el sector secundario ya ha comenzado a generar empleo.

Con ello, y el papel del propio Ayuntamiento como agente de activación económica, Hidalgo confía en la capacidad de resiliencia de la ciudad para salir de la crisis a la que ha abocado la pandemia de la Covid-19 a todas las sociedades del planeta.

Para ello ha sido importante el impulso dado por la administración local al área de Urbanismo, que en estos momentos ya está concendiendo las licencias de construcción «al día».

En este sentido, el munícipe confía también en el turismo como eje de desarrollo. Al respecto, Augusto Hidalgo, adelantó que a nivel nacional, las estimaciones para el turismo de congresos fijan ya un periodo de dos años para su recuperación: el 50% de la actividad se retomará el año que viene y el resto, en 2022. Sin embargo, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria confía en que el turismo urbano, por el que apuesta su administración, sea capaz de salir antes de la crisis que el modelo de sol y playa. «Para eso tienen que empezar a llegar los cruceros y los turistas», apostilló.

Uso del remanente

El alcalde se mostró a favor de la propuesta del Estado para el uso del superávit y de los remanentes de la administración local. En contra de lo dicho por otros regidores, Augusto Hidalgo entiende que el traspase de los fondos municipales a las arcas estatales no conlleva ninguna pérdida de independencia financiera. «Le prestamos el dinero al Estado y él nos lo ingresa con lo que él asume el posible déficit y además no afecta al techo de gasto», explicó, «no se nos quita dinero».

Por otro lado, destacó el modelo de pacificación urbana que se está imponiendo desde el área de movilidad, del que cree que sale reforzado tras la pandemia.

Y defendió los niveles de ejecución presupuetaria, al tiempo que defendió la transformación urbana en que está inmersa la capital. También desmintió que la ciudad esté sucia.