Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de abril
Imagen de la vista oral celebrada por este procedimiento ante la Audiencia Provincial de Las Palmas. F. J. F.
El TSJC absuelve a un condenado por abusar de un menor aplicando el principio 'in dubio pro reo'

El TSJC absuelve a un condenado por abusar de un menor aplicando el principio 'in dubio pro reo'

tribunales ·

La Sala de lo Penal plantea dudas con respecto a la certeza de los hechos. El acusado fue condenado a diez años de prisión

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 2 de noviembre 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha estimado un recurso de apelación presentado por la representación legal de Kiova Fernando Sánchez Valerón, un vecino de la capital grancanaria que fue condenado por la Audiencia Provincial a diez años de cárcel por haber abusado sexualmente de su hijastro menor de edad. El fallo lo absuelve al plantear dudas» respecto a la «certeza de los hechos» y aplica de esta forma el principio jurídico 'in dubio pro reo' favorable al encausado.

El procedimiento fue juzgado y sentenciado en mayo de este año por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas. En los hechos probados en esta instancia se destacaba la «especial relevancia» que le dio la Sala al testimonio del menor prestado como prueba preconstituida en fase de instrucción. En la misma, el Tribunal no apreció «el más mínimo intento de perjudicar a la actual pareja de su madre, el acusado, y contó lo que había sucedido», relata. El menor indicó que, estando en casa de la madre del acusado donde residía cuando le correspondía, Kiova «entró en la habitación en la que dormía con una de las hijas de éste, lo cogió por el pelo y lo levantó, lo llevó hasta su habitación y una vez allí lo tumbó en la cama boca abajo» abusando de él «lo que le dolió muchísimo». Estas manifestaciones realizadas durante la exploración efectuada por las psicólogas forenses, fueron «claras y determinantes y además fueron repetidas por el menor cuantas veces se le planteó» para la Audiencia, aunque generaban interrogantes según la tesis expuesta por la Sala de lo Penal del TSJC.

EL FALLO

  • Hechos La sentencia revocada por el TSJC condenó al practicante de lucha canaria Kiova Fernando Sánchez a diez años de cárcel por haber abusado sexualmente del hijo de su pareja, que tan solo contaba con cuatro años en la época de los hechos. Además, debía indemnizar al padre biológico del menor con 15.000 euros por los daños morales ocasionados.

  • Susceptible de recurso La resolución dictada por el TSJC no impone costas a ninguna de las partes y es susceptible de recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Además, en la vista oral el acusado, apoyado en este punto por su madre y por la madre biológica del menor, negó tal acusación e incluso manifestó que nunca se quedó «a solas con el niño».

Ahora, el TSJC en una sentencia que tuvo como ponente a la magistrada Margarita Varona Faus, determina que le resultó «cuanto menos curioso» que en la exploración realizada al menor en la prueba preconstituida -tenía cinco años en esa época- las psicólogas le preguntaron su nombre y al decirlo, le manifestaron que «qué mas», en referencia a su apellido y la respuesta del niño fue «Kiova me pegó». Esto, indica el fallo, «plantea la duda hace o no un relato espontáneo o puede llevarlo aprendido». Esta misma «duda» que narra la Sala también se la genera un audio aportado a la causa y que grabó el padre del menor en Navidad de 2018 en el que le pregunta por unos moretones y tras decir que «no pasa nada», empezó el niño a relatar los presuntos abusos de forma pormenorizada. «Tal y como se desarrolla el episodio de esa grabación, aparentemente y en principio no hay un motivo que justifique la decisión repentina del denunciante de grabar a su hijo, por lo que también resulta cuestionable cómo se introduce ese relato luego denunciado», detalla el fallo.

También se hace eco esta resolución como elemento de duda que beneficia al acusado la «indeterminación del momento en que pudieran haber ocurrido los hechos» ya que no encuentra el TSJC un relato concreto acerca de este asunto.

Por último, la sentencia califica de «increíble» que nadie de las personas que se encontraban en la casa cuando se produjeron los presuntos abusos escuchara ruidos o gritos del menor dada la gravedad de los hechos denunciados que comprendían agresiones físicas y sexuales. «Es incomprensible», añade, que unos actos de esta magnitud «con fuerza y desequilibrio físico» no le hubiese dejado «lesión o huella de penetración», finaliza.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios