Contenedores de basura orgánica en la capital grancanaria. / Juan Carlos Alonso

Los trabajadores de Limpieza acusan al Consistorio de privatizar el servicio

El comité de empresa de Recogida entiende que no se justifica la continuidad de la cesión de veintitrés zonas de la ciudad a FCC

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del comité de empresa de Recogida de Residuos Sólidos Urbanos, Rafael Hernández, criticó ayer la intención del Ayuntamiento de mantener la cesión a FCC las labores de recogida de basura en veintitrés zonas de la ciudad, adoptada al inicio del confinamiento por la pandemia del covid-19. «Está claro que quieren privatizar», denunció, «el primer paso para ello es quitarnos estos sectores y, al dejar morir el servicio, hacerlo inviable para cambiar la gestión». Cree que es una operación orquestada «a dos o tres años vista».

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, justificó la decisión de dejar en manos privadas el servicio que antes era municipal en estos veintitrés barrios, en la falta de personal. «Se ha hecho un estudio que considera viable recuperar esos servicios», prosiguió Hernández, «de hecho, ahora tenemos al personal municipal con una carga de trabajo muy baja».

LOS DATOS

  • Vacantes. El servicio municipal de Limpieza tiene una plantilla con 623 plazas. Sin embargo, según explicó la concejala de Servicios Públicos del Ayuntamiento capitalino, Inmaculada Medina, solo 426 están ocupadas.

  • Contenedores. La ciudad tiene distribuidos alrededor de 9.500 contenedores. De ellos, la mitad son de fracción resto; un 36% son de selectiva; y alrededor de un 10%, de comercios.

El presidente del comité de empresa de Recogida reconoce que con las vacaciones, el servicio público se va a quedar justo, pero propone contratar a las personas que hace dos años pasaron las pruebas para constituir las listas de reserva.

Otras fuentes consultadas explicaron que no se puede realizar ninguna contratación en el servicio de Limpieza hasta que no se resuelva el litigio que está en el Tribunal Supremo por el despido colectivo de 187 peones del área de Limpieza Viaria.

«Ahora nos vemos con el peligro de que, para legalizar una situación absolutamente irregular, la concejala Medina decida iniciar un proceso oficial y legal de externalización de estos sectores entregados a FCC, confiando en que eso borre y haga olvidar de alguna manera su responsabilidad política (y quizás penal) respecto a lo ya hecho», añadió la representación de los trabajadores de Recogida en un comunicado en el que también solicitó la dimisión de la concejala.

El comité de empresa también remitió un escrito al alcalde, Augusto Hidalgo, en el que le expresa que «a partir del día de hoy (ayer para el lector), no consideramos interlocutora válida para cualquier tipo de negociación» a Inmaculada Medina. Los trabajadores piden al regidor una reunión de forma urgente.

El coste del servicio, de acuerdo a los precios actuales, puede rondar los 3,6 millones desde marzo del año pasado

La contratación de FCC Medio Ambiente para asumir los veintitrés barrios se hizo al amparo del paraguas de la situación de emergencia que proporcionó el estado de alarma. Esto permitió al Ayuntamiento adjudicar el servicio de manera directa, sin concurso ni determinación de un precio por la actividad.

Medina aseguró esta semana que el coste es el mismo que el que FCC aplica para los sectores que cubre de manera regular en la ciudad. Aunque no se ha informado del gasto que representa para la ciudad, si se tiene en cuenta que se han dispuesto trece equipos y que el precio por jornada de cada uno de ellos ronda entre los 670 euros y los 853 euros, puede inferirse que la cesión ha tenido hasta ahora un coste mínimo de 3,6 millones de euros desde marzo de 2020.

CC-UxGC reclama que se activen las listas de reserva
David Suárez. / C7

El concejal de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria David Suárez denunció ayer que la concejala de Limpieza, Inmaculada Medida, «actúa de manera encubierta, sacando un nuevo contrato a dedo, sin concurrencia pública, y ampliando así la contratación privada para cubrir los servicios del área, en vez de cumplir con la RPT e incorporar a los trabajadores que se encuentran a la espera de contratación en las listas de reservas que la edila mantiene inexplicablemente paralizadas, y cuya incorporación evitaría el déficit de personal que sufre el área».

CC-UxGC considera que este es un paso previo para «dejar en bandeja» la privatización del resto del servicio. «Si lo quiere privatizar al cien por cien, que sea valiente y lo diga, pero que no ande con dos caras. Entendemos que sería un error privatizar el Servicio Municipal de Limpieza, y que no puede ir ampliándole sectores a la empresa privada en detrimento de la parte pública», afirmó su viceportavoz, David Suárez.

El edil lamentó que la concejala del área continúe usando la excusa de la pandemia para privatizar el servicio, ya que el personal con patologías previas de coronavirus o los mayores de 60 estaban obligados a cogerse una baja, según el decreto de Alcaldía. «El estado de alarma ya ha finalizado, el personal al que obligaron a cogerse una baja ya se ha incorporado, pero Medina mantiene en vigor el contrato con la empresa privada en las mismas condiciones, es decir, sin reducir los servicios que ésta ofrece y sin contratar a todos los trabajadores que el área necesita, ya que actualmente padece un déficit de mano de obra», apuntó Suárez.