Un total de 120 personas sin hogar abandona la calle tras pasar por los albergues en la pandemia

El 60% de las personas atendidas en los recursos especiales abiertos durante el confinamiento consiguió superar la condición de personas sin techo

Una persona sin techo duerme en una calle de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ
Una persona sin techo duerme en una calle de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ
Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Un total de 120 personas sin hogar que fueron acogidas en los tres albergues de emergencia habilitados durante el confinamiento y el periodo posterior de desescalada consiguieron abandonar la calle gracias al trabajo social que se hizo con ellos. La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Carmen Luz Vargas, ofreció estos datos, que representan un nivel de inserción muy alto, casi del 59,7% del número total de personas atendidas en el centro de emergencias de El Polvorín, el polideportivo García San Román y la Fábrica de Hielo de La Isleta. En ellos se les ofreció atención médica y psicológica, alimentación, higiene y ropa.

El Consistorio habilitó un total de 152 plazas para las personas que padecen el sinhogarismo. De ellas, 102 fueron sociosanitarias en los tres albergues y 50 estrictamente sociales en el dispositivo que está en la plaza de Manuel Becerra.

Por estos centros pasaron un total de 201 individuos, de los que 142 recibieron atención sociosanitaria, mientras que a otros 59 se les dispensó asistencia de tipo social.

Pues bien, de las primeras 142 personas sin hogar, un total de 77 abandonaron la situación de calle, como informó la edila. Otro individuo ingresó en prisión; veintisiete usuarios perdieron esta condición por infracciones graves de la normativa de funcionamiento de los centros; y 37 abandonaron los recursos de manera voluntaria.

«Los abandonos están relacionados con conductas adictivas y muchos volvieron a la situación de calle», explicó Carmen Luz Vargas, «las drogodependencias son el principal factor de exclusión social».

El dato

208.
Es la media diaria de desayunos y cenas que fueron ofrecidos en septiembre en los centros de acogida, que están al 100% de su capacidad. En total se dieron 6.229 servicios de desayuno y otros tantos de cena. Los beneficiarios fueron 474 hombres y 100 mujeres.

En cuanto a las 59 personas atendidas en la Fábrica de Hielo, un total de 43 se pudo integrar en diferentes recursos alojativos como pensiones, albergues o casas de Cáritas y Cear, mientras que otros recuperaron el trabajo, volvieron con sus familias e incluso regresaron a sus municipios como ocurrió con un onubense. Del resto de individuos atendidos, quince se dieron de baja y otro más fue expulsado.

Por tanto, si se suman los dos grupos de personas sin techo que abandonaron la calle entre marzo y septiembre (cuando se cerró el centro de emergencias de El Polvorín) fue de 120.

«Considerando la ausencia de casos de Covid-19 así como el alto número de personas que dejaron la calle, la gestión se valora de manera positiva», dijo la concejala de Servicios Sociales en una comparecencia pública solicitada por el concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento Víctor Moreno del Rosario.

Una persona sin techo duerme en el parque de Santa Catalina.
Una persona sin techo duerme en el parque de Santa Catalina. / Arcadio suárez

Las buenas cifras no suponen, sin embargo, que se haya eliminado el problema del sinhogarismo en la ciudad. Carmen Luz Vargas aseguró que antes de que acabe el año se realizará un nuevo recuento nocturno en colaboración con la Policía Local.

Otras fuentes de Servicios Sociales calculan que en estos momentos el número de personas sin techo en la capital grancanaria puede rondar las ochenta.

Casos positivos, al Polvorín

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha activado un protocolo sanitario en función del cual cuando se detecte que una persona sin hogar dé positivo por coronavirus sea trasladado al centro de emergencias de El Polvorín porque las condiciones de estancia -habitaciones con baño- permiten un confinamiento con mayores garantías.

Por el momento, del grupo de personas atendidas por los servicios municipales solo dos casos han dado positivo por Covid-19. Uno de ellos ocurrió el pasado 15 de agosto en el recurso social de La Naval (La Isleta) y el otro fue hace una semana, con una de las personas que son derivadas a pensiones.

Por otro lado, el dispositivo de la Fábrica de Hielo está pendiente de ser equipado para funcionar como centro de día.