Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 16 de abril
Imagen de algunos trabajadores con los colchones en la entrada del parquin. ARCADIO SUÁREZ

«Una salida digna» al cierre del parquin de Luis Morote

La disputa legal por una herencia provoca el cierre del aparcamiento de la zona de Las Canteras, del que toma posesión una de las partes en litigio

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 7 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La disputa legal por una herencia entre los herederos del propietario del aparcamiento que opera en la calle Luis Morote, pegado a la playa de Las Canteras, ha acabado con la clausura del estacionamiento que venía siendo explotado por una de las partes enfrentadas en el procedimiento judicial y su cesión a otra rama de la familia, constituida en comunidad de propietarios.

El Juzgado de Primera Instancia de Las Palmas de Gran Canaria el pasado 21 de febrero decretaba la toma de posesión del estacionamiento por parte de los nuevos propietarios. Y fijaba la fecha de lanzamiento para este martes, 5 de marzo.

El cumplimiento de la resolución judicial de la toma de posesión del negocio obligaba a cerrar el estacionamiento este mismo miércoles, dejando a los trabajadores en un laberinto del que este miércoles no sabían todavía cómo van a salir.

«Somos diez trabajadores, el que menos lleva, está aquí desde hace 35 años y no nos han aclarado qué va a pasar con nosotros», explica Juan Angulo.

Los trabajadores explican la situación que viven. Arcadio Suárez
Imagen principal - Los trabajadores explican la situación que viven.
Imagen secundaria 1 - Los trabajadores explican la situación que viven.
Imagen secundaria 2 - Los trabajadores explican la situación que viven.

Los empleados aseguran que van a seguir acudiendo a su puesto de trabajo hasta que se aclare qué va a pasar con ellos porque no han sido despedidos ni tampoco saben si van a ser subrogados en caso de que la nueva propiedad decida mantener el negocio vivo.

«Lo que queremos es una salida digna», prosigue este trabajador, «¿a final de mes quién paga la hipoteca, el alquiler o la comida de nuestros hijos?».

La incertidumbre ha hecho que los trabajadores pasaran la noche en el interior de las instalaciones, de donde no van a salir hasta tener una respuesta clara de por dónde discurrirá su futuro.

Para hacer más patente su situación, los trabajadores han colgado varias pancartas de la fachada del aparcamiento. Con ellas resumen su situación: «Trabajadores con más de 30 años, en la calle, sin un euro; injusticia laboral» o «200 abonados desamparados en la calle»; y también «ricos con el sudor de la clase obrera», entre otros mensajes.

Ellos, como los anteriores propietarios, confiaban en que no se produjera el lanzamiento judicial. Fuentes próximas a la gestión que hasta el martes estuvo al frente de la gestión del aparcamiento indicaron que se había presentado un recurso contra la decisión judicial y que se esperaba un pronunciamiento al respecto antes de que se personara la comisión judicial.

Por eso, la decisión de este martes sorprendió tanto a los trabajadores como a muchos de los usuarios del aparcamiento.

Ocupación del 95%

El estacionamiento de Luis Morote disponía de 240 plazas. Entre los diferentes tipos de abono que tenía a disposición de los clientes (24 horas, matinal, vespertino) se alcanzaba los 200 abonados. El negocio se complementaba con la rotación que producía en las plazas de estacionamiento no sujetas a rotación, así como en aquellas otras que quedaban liberadas por los abonados al simultanear los diferentes horarios de uso del parquin.

En estos momentos, según los datos que aportan los propios trabajadores del estacionamiento, quedan alrededor de treinta vehículos en su interior. Se trata de automóviles cuyos propietarios no conocen todavía la noticia del cierre del parquin. En todo caso, las mismas fuentes explican que para sacar los coches no hay ningún tipo de problema ya que allí no solo están los trabajadores sino también un vigilante de seguridad.

«Hay abonados a los que se le cobró la mensualidad de marzo y que no saben cómo va a ser la devolución del dinero», indicó Juan Angulo.

Los vecinos del aparcamiento y algunos locales de restauración de la zona están ayudando a estos trabajadores en su resistencia y les están proporcionando comida. «Seguiremos aquí, durmiendo en colchones o en el suelo hasta que nos den una salida digna», señaló Angulo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios