Borrar
Los magistrados Carlos Vielba y Emilio Moya. C7
Recusan a dos jueces a petición de la fiscal Ríos en una causa contra Ramírez

Recusan a dos jueces a petición de la fiscal Ríos en una causa contra Ramírez

Tribunales ·

El TSJC entiende que entre los magistrados Moya y Vielba y el empresario existe una relación de amistad manifiesta

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 25 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha estimado la recusación contra el presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Emilio Moya, y su compañero de la Sección Sexta, Carlos Vielba, de conocer y resolver procedimientos que afecten al empresario Miguel Ángel Ramírez, al considerar acreditado que entre ellos existe una relación de amistad manifiesta.

El auto, dictado por la conocida como Sala del 77 del TSJC compuesta por diez magistrados, estima la queja formulada por la fiscal de Delitos Económicos, Evangelina Ríos, que recusó a los dos miembros de la Sección Sexta de la Audiencia tras dictar un auto de archivo en una causa que investigaba supuestos fraudes atribuidos –presuntamente– a Seguridad Integral Canaria (SIC) entre los años 2014 y 2016, con el argumento de que Ramírez ya no era el administrador de esa empresa.

De esta forma, ahora la Audiencia Provincial de Las Palmas tendrá que componer una nueva sala con otros magistrados adscritos a la Sección Sexta o, en su caso, constituir una sala especial con jueces de otros órganos para volver a deliberar y resolver el recurso de apelación interpuesto por la defensa de Ramírez que derivó en el sobreseimiento provisional de la causa contra SIC.

El auto, que tuvo como ponente a la magistrada Lucía Déborah Padilla Ramos, se sustenta en dos cuestiones nucleares. La primera de ellas, que el incidente de recusación interpuesto por Ríos no fue extemporáneo puesto que lo presentó dentro del plazo de diez días transcurridos desde que la fiscal recibió una providencia –el 7 de noviembre de 2023– en el que se hacía constar la composición de la Sala.

Por ello, el escrito de fecha 16 de noviembre, entró dentro del plazo ya que, en la comunicación anterior de la Audiencia de 9 de junio, no hicieron «referencia a la composición de la Sala».

El otro argumento que planteó Evangelina Ríos para recusar a los dos magistrados es que entre ambos y el empresario Miguel Ángel Ramírez existía una amistad más que manifiesta.

Para probar este extremo, se apoyó en las grabaciones que aportó en su momento el exjuez Salvador Alba de la reunión que mantuvo en sede judicial con el presidente de la UD y que dio origen al procedimiento que acabó condenándole a prisión, todo ello para perjudicar a la también magistrada y en aquel entonces candidata de Podemos, Victoria Rosell.

La Sala Especial de Recusaciones detalla que Emilio Moya y Ramírez se hablaron en esa reunión en «tono cordial y distendido», que el presidente de la Audiencia empleó expresiones coloquiales cuando irrumpió en la charla que estaba manteniendo con Alba diciendo frases como «chacho, chacho, chacho», cuando se encontraron y que, a los minutos, le invitó a pasar a su despacho:«Pásate ahí», le dijo.

Una vez dentro, Ramírez le contó lo que había departido con Alba con esta frase: «Lo que quiere es levantar por el aire a esta tía», en clara alusión a Rosell.

Poco después, Ramírez volvió a hablar con Alba y le dijo: «Yo voy a muerte, Salva, con los amigos y con la gente que me defiende, por eso creo que también estoy donde estoy [...] «Ahí tienes a Emilio. Emilio es un amigo mío de puta madre».

Para el TSJC, la explicación a lo que se escucha en esas grabaciones y al hecho mismo de que el presidente de la Audiencia Provincial invitara a su despacho «sin la presencia de un abogado» a una persona ajena al mundo judicial y, en ese momento, procesado en una causa penal, no puede ser otra que la existencia «de una relación de amistad íntima y de confianza entre ambas partes», argumenta el auto.

En lo que respecta a Carlos Vielba, también se apoya la Sala en otra grabación que Salvador Alba le realizó al que era su compañero de Sección Sexta después de que Ramírez entregara a la Justicia el audio que, a la postre, acabó con su carrera como juez y exculpó a Victoria Rosell.

En ese audio se escucha –como manifestó la fiscal y refrendó el TSJC– a Carlos Vielba decirle a Salvador Alba que Ramírez quería verse con él de nuevo, que se ofrecía a organizar un encuentro a través de otra persona y que, si le parecía bien, incluso podían verse los tres «en una piscina».

El TSJC concluye que esa conversación «resulta elocuente», tanto por lo que manifiesta Vielba, como por lo que «se deduce» que habló antes con Ramírez para hacerle ese ofrecimiento a Salvador Alba.

Una queja legítima

Por último, no valoró la Sala otra cuestión planteada por la representación legal de Ramírez, que argumentó que este incidente de nulidad no tenía soporte puesto que en otras resoluciones anteriores en las que también participaron Moya y Vielba en casos en los Ramírez estaba siendo investigado, la Fiscalía no los recusó y en esta ocasión, sí.

El auto determina que «aún aceptando a meros efectos dialécticos que la causa de recusación no fuera planteada por el Ministerio Público en otros procedimientos anteriores a pesar de su conocimiento», detalla, esto no «podría tener como consecuencia la creación de un status respecto de los magistrados recusados que impidiera plantearla en ningún supuesto posterior». Todo ello porque «se vería afectado el derecho al juez imparcial que forma parte del derecho a la tutela judicial efectiva».

Consulte la recusación

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios