Retiradas 510 toneladas de lodo del depósito de tormenta de La Cícer

Emalsa ha retirado ya 510 toneladas de lodos y 1,7 millones de litros de agua del depósito de tormentas de La Cícer. La limpieza de este almacén, que se encuentra bajo el aparcamiento de Churruca, se inició el pasado 31 de julio.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Este tanque subterráneo recibe el caudal de agua de lluvia que se canaliza por la red de pluviales de la zona Canteras-Guanarteme. Luego se bombea al alcantarillado de Mesa y López. Su capacidad es de 50 millones de litros. Este depósito de habilitó para evitar el colapso de las alcantarillas de Guanarteme cuando se producen lluvias intensas. Sin embargo, la construcción del aparcamiento de Churruca entre los años 2005 y 2007 aportó, además de agua marina, una importante cantidad de arena que se acumuló en el fondo y que no se había retirado hasta ahora.

La gran cantidad de agua y fango almacenada allí se considera como la causa principal de las invasiones de mosquitos que sufren los vecinos de esta zona. El problema que había era que hasta hace poco no se disponía de un acceso adecuado para su limpieza. Por ello, el Ayuntamiento invirtió casi 120.000 euros en la construcción de un arquetón que permitiera la introducción de maquinaria adecuada.

El concejal de Aguas del Ayuntamiento, Roberto Santana, asegura que la previsión de extracción de lodos alcanza las 700 toneladas con lo que a mediados de mes ya se habrá vaciado el depósito.

El agua extraída se vierte a la red de alcantarillado, mientras que el fango se entrega a un gestor autorizado de este tipo de residuos.

Roberto Santana informó de que el personal que participa en estas tareas, entre subcontratado y personal propio de Emalsa, es de 11 personas; y la maquinaria utilizada ha sido cubas de succión, motobombas y una mini-retroexcavadora.