Borrar
Imagen del emotivo entierro de Yenedey Jesús Noé, este domingo en San Lázaro. C7

Primero apuñaló a Yenedey por la espalda y después al caer al suelo

Tribunales ·

La magistrada decreta la prisión provisional para José Miguel A.V. por el homicidio del viernes en el bar Estrella, de la calle Joaquín Costa

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 22 de mayo 2023, 23:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza para José Miguel A.V., la persona que fue detenida el pasado viernes por acabar con la vida de Yenedey Jesús Noé Martín, de 22 años, en el bar Estrella de la calle Joaquín Costa, de Las Palmas de Gran Canaria. Según el auto, el agresor fue al local con un cuchillo de 34 centímetros de largo y un puño americano y, al entrar, bloqueó la puerta del baño donde se encontraba la víctima con su pareja y dos hombres más. Allí asestó dos puñaladas por la espalda mortales de necesidad a Yenedey y también hirió otras tres personas.

La magistrada sustituta del Juzgado de Instrucción número 3 de la capital grancanaria, este lunes en funciones de guardia, decretó esta medida contra el investigado por un presunto delito de homicidio –sin perjuicio de que pueda calificarse como asesinato– y tres más de lesiones.

El investigado, de 50 años y nacido en A Coruña, prestó declaración respondiendo solo a las preguntas de su abogado, y ahora el juzgado se inhibirá a favor de Instrucción 8 de Las Palmas de Gran Canaria que estaba de guardia el día de los hechos.

Los hechos recogidos en el auto de prisión narran que todo sucedió el viernes 19 de mayo. A media mañana, entró al 'after hour' llamado Estrella –de la calle Joaquín Costa– el investigado José Miguel A.V. y «pidió una consumición». Se la tomó y se fue «de forma tranquila y sin haber discutido con nadie», detalla la magistrada, todo ello a pesar de que, según dijo posteriormente a la policía, esa misma noche había tenido «una pelea» con la víctima. La misma, de 21 años de edad, estaba dentro del local tomando copas acompañada de dos personas, su pareja y un amigo.

Tras consumir su bebida, el investigado se marchó a su domicilio, se cambió de ropa y cogió un cuchillo de grandes dimensiones y un llavero que tenía un puño americano de un solo dedo. En concreto, el arma blanca medía 34 centímetros de largo, 20,5 de hoja y cuatro de ancho.

Con estos dos objetos en su poder, se dirigió de nuevo hacia el bar y lo hizo acompañado esta vez de su pareja «con la que tiene en vigor una orden de alejamiento» dictada por un juzgado de violencia contra ella, destaca la resolución.

Imagen del estado en el que quedó el local tras el crimen.
Imagen del estado en el que quedó el local tras el crimen. Arcadio Suárez

Al entrar, este gallego fue directamente a por Yenedey, que estaba en los baños junto a sus dos amigos y una tercera persona. «Sin mediar palabra», «bloqueó la puerta de acceso» impidiendo «la salida de los allí presentes, «sacó un cuchillo, lo levantó y se dirigió al lugar» donde estaba la víctima.

Al ver que iba a ser atacado, Yenedey «intentó huir en dirección a los inodoros», pero en ese momento José Miguel aprovechó que la víctima «estaba de espaldas» para asestarle una puñalada.

Su pareja, que se encontraba presenciando la escena, «intentó impedir» que el agresor volviera a atacar a Yenedey, pero también recibió una primera cuchillada «en la zona del glúteo» y otra segunda «en el bolso que portaba a la altura de la axila», un accesorio que finalmente le salvó la vida. Como consecuencia de la primera lesión, ella cayó al suelo sangrando abundantemente.

Atacó a tres personas más

De nuevo, José Miguel se dirigió a Yenedey, que se encontraba agachado en el suelo, taponándose la primera herida y de espaldas a todo lo que estaba ocurriendo. En ese momento, el investigado volvió a apuñalarle «en dirección descendente alcanzándolo en la zona dorsal», por lo que ya cayó sobre un charco de sangre.

A pesar de que la víctima ya no se movía, José Miguel intentó asestarle una nueva cuchillada, pero lo impidió su amigo, que bloqueó «la puerta de acceso a los baños con su pierna, sufriendo como consecuencia de ello también lesiones por arma blanca».

Tras escuchar el alboroto, el dueño del establecimiento fue al baño e «intervino para separarlos, recibiendo un golpe de manos del agresor». En concreto, sufrió lesiones consistentes en una contusión craneal provocada con el cuchillo.

Varias personas que se encontraban presentes en el local corrieron al baño, «lograron reducir al investigado» y «consiguiendo que soltara el cuchillo» hasta que llegó la Policía Nacional y procedieron a su detención.

José Miguel A.V. manifestó a los agentes que «había tenido una pelea con la víctima» momentos antes y que por eso había vuelto a su casa para coger el cuchillo. Añadió que regresó al local y «vio a la persona que le había agredido previamente y le asestó dos puñaladas cuando estaba de espaldas».

Destaca la autoridad judicial en el auto que Yenedey «no tuvo oportunidad de salir del baño» ya que «entre él y la salida se encontraba impidiéndolo el agresor» y que sufrió «dos heridas por arma blanca en zona dorsal y lumbar posterior izquierda», además de presentar «varias heridas defensivas por cortes en su antebrazo izquierdo».

La causa de la muerte fue como consecuencia de la herida torácica «con afección pulmonar», que derivó en un shock hipovolémico –pérdida masiva de sangre–.

El local donde ocurrieron los hechos. Arcadio Suárez

Instantes de gran emoción en su entierro

Una multitud de seres queridos se despidió este domingo de Yenedey Jesús en el Cementerio de San Lázaro, donde se agolparon decenas de personas para darle su último adiós. Se sucedieron los momentos emotivos, pues sus seres queridos portaron el féretro, acompañados de cantos y de la música de una guitarra. Otros llevaban globos con leyendas como: «Te queremos mucho, padrino».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios