Colocación de la primera piedra en San Francisco de Paula. / C7

La primera piedra de un largo camino

El sueño de un hogar para personas con TEA de Apnalp, un proyecto pionero en las islas, empieza a materializarse con el respaldo del Gobierno de Canarias, Cabildo y Ayuntamiento capitalino

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

«Hemos recorrido un largo camino para llegar aquí», reconocía este martes Alicia Santana, presidenta de la Asociación de Familias de Personas con Autismo de Las Palmas, Apnalp, en el acto oficial de colocación de la primera piedra de un proyecto pionero en Canarias: la construcción de dos edificios que albergarán hogares con 12 plazas para personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y un centro de atención integral, respectivamente.

«Este es un sueño hecho realidad», aseguró sobre el inicio de una propuesta que su organización ha diseñado al milímetro, teniendo en cuenta las necesidades de sus usuarios y de sus familias, que va a materializarse gracias a la colaboración de tres administraciones y de entidades privadas como Fundación Disa y Horcasa.

Así, la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud del Gobierno de Canarias, representada ayer por su titular Noemí Santana, ha aportado 1,5 millones de euros; el Cabildo de Gran Canaria, en cuyo nombre acudieron su presidente Antonio Morales y la consejera de Política Social Isabel Mena, otros 500.000 euros; y el Ayuntamiento capitalino, que ha cedido cinco parcelas en el barrio de San Francisco de Paula y por el que participó la concejala de Servicios Sociales Carmen Luz Vargas.

Dos edificios

El proyecto -que acomete desde hace unas semanas la empresa Pérez Moreno y que tiene un plazo de ejecución de 18 meses- consiste, como avanzó la arquitecta responsable del mismo, Elena Hernández Quevedo, en dos edificios singulares, independientes y muy diferentes.

El primero, «albergará los hogares funcionales destinados a ser la vivienda o residencia permanente de adultos con TEA, con servicio continuo de acompañamiento y apoyo por parte de profesionales».

Estará ubicado en la parte más alta de la parcela, tendrá dos plantas y «una tipología muy específica». En el nivel superior se ubicarán los dormitorios, baños, zonas de estar de carácter privado, zonas comunitarias, comedor y lavandería y un espacio libre de ocio. En el inferior, habrá salas para actividades en grupo y almacenes y servicios, además conectará con un área deportiva exterior y varias terrazas para huertos y jardines.

Familias y usuarios asistieron a la colocación de la primera piedra. / c7

Mientras que el segundo inmueble será «el centro de atención temprana», que «estará destinado al servicio especializado de diagnóstico, orientación tratamiento y apoyo de niños o jóvenes autistas y sus familias».

Contará con una planta bajo rasante y dos sobre rasante. En el nivel superior se situarán varias salas de diagnóstico, terapia, reuniones, despachos, 'office' y servicios.

Por su parte, en la planta baja estará el acceso peatonal, sala de espera, aula se empleo, servicios y la salas de integración sensorial y multisensorial. Y en el sótano, el garaje y el almacén.

Avance

«Es un logro para nosotros», indicó la presidenta de Apnalp. Pues aunque dijo que son «conscientes de que no hemos solucionado el problema del autismo, al menos, avanzamos y podemos darle, en la medida de lo posible, respuesta a esas familias».

Así, señaló que contrariamente a la idea que se tiene de que «el autismo es un niño pequeño que no crece», la realidad es que «el autismo crece, los padres envejecen y Apnalp está aquí para darle respuesta a esas familias cuando sus hijos son adultos y cuando ya el colegio, el instituto y los pocos que llegan a la universidad, no encuentran la solución».

Es el caso de Flori Bartolomé, fundadora de esta ONG cuando a su hijo Tomy le diagnosticaron autismo, hace ya más de cuatro décadas, y que este martes mostraba su alegría por la materialización de una iniciativa que va a dar tranquilidad a familias como la suya. «Para mí esto supone morirme en paz, porque sé que va a estar cuidado por profesionales», aseguró.

Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 18 meses. / c7

La presidenta de Apnalp comentó que se espera que este nuevo recurso «esté operativo para 2024», pero advirtió que «hay que tener en cuenta» que la culminación del inmueble no implica que tenga resuelto su equipamiento para empezar a trabajar en él. « Hay que equiparlo, por lo tanto hay que seguir pidiendo subvenciones y después contratar a personal cualificado que se adapte a la idiosincrasia de nuestros chicos».

Además, Alicia Santana aclaró que «se trata de un hogar, no de una residencia» y que «el centro de atención integral abarca desde el diagnóstico precoz de un posible autismo hasta la sala de empleo».

«La apuesta de futuro es que tipo de centros de multiplique por todo el archipiélago», señaló Noemí Santana sobre un proyecto que reconoció ha salido adelante gracias «a la cooperación de todas las instituciones» pero también al empuje de Apnalp, que con su trabajo ha facilitado y agilizado la tarea.