Concentración de personas en la plaza de Las Ranas con presencia de agentes de la Policía Nacional. / C7

La Policía reforzará su presencia en Vegueta de cara a controlar los botellones en la calle

Vecinos del centro trasladan al Consistorio la necesidad de controlar el consumo de alcohol en la calle y los aforos tras detectar un aumento de ruidos e inseguridad

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Medio centenar de vecinos de Vegueta se reunió en la tarde de este lunes en la Real Sociedad Económica de Amigos del País con los concejales del distrito, Prisco Navarro, y de Seguridad, Josué Íñiguez para trasladarles su «cansancio» por el problema que generan los botellones y el consumo de alcohol en la vía pública. Ruidos, inseguridad, suciedad e incluso lanzamientos de piedras contra cristales o colocación de petardos en las puertas de viviendas fueron los hechos denunciados por los asistentes, que están pensando crear una comisión gestora para llevar hechos como estos a la jurisdicción contencioso-administrativa con el fin de solventar su situación por la vía legal.

«Esperamos una reacción de las autoridades municipales y que se recupere la calle en condiciones de normalidad», detallaron las fuentes consultadas por este periódico en la Unión Vecinal en Defensa del Patrimonio Histórico de Vegueta, «todo el barrio se ha convertido en un altercado». La mayor parte de los problemas se dan en el entorno de Mendizábal y desde ahí, se extienden a todo el barrio. Los vecinos manifestaron su agradecimiento a los concejales presentes por el compromiso adoptado a la hora de evaluar esta problemática.

Resultados a medio plazo

Al respecto, desde la Policía Local se informó que no solo se mantendrá el dispositivo antibotellones que está organizado en el entorno del casco histórico, sino que además se ha optado por adelantar al próximo fin de semana un refuerzo de seguridad específico para las celebraciones de Halloween. Así se decidió ayer en una reunión que mantuvieron representantes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía.

«En función de los resultados del operativo, se hará una evaluación y se decidirá qué medidas se tomen de cara a noviembre», prosiguieron las mismas fuentes. Desde la Policía Local se asegura que los dispositivos de control de botellones suelen dar resultados a medio plazo, pues requieren una acción policial continuada. Como ejemplo de ello, citan el hecho de que en la zona del Cardón ya no se están produciendo este tipo de concentraciones, una vez que la Policía Local atendió la denuncia vecinal.

También se está trabajando en medidas preventivas. Así, hace tres semanas se evitó la celebración de una macroquedada en la plaza Hurtado de Mendoza al disponerse un dispositivo especial de seguridad antes de que comenzara. Ello fue posible gracias a los avisos detectados en redes y a la información que llegó desde algunos centros educativos de la capital grancanaria.

Los vecinos que se reunieron este lunes responsabilizan a la Asociación Vegueta de Ocio y Restauración (Avor) por promocionar actos que facilitan las concentraciones, como Oktoberfest o las campanadas de verano. «Tienen que devolver la paz al barrio y actuar de forma responsable», expusieron.

Sin embargo, la organización que ahora sustituye a Avor, la asociación de empresarios Zona Vegueta, aseguró que la situación que vive el casco histórico es un problema de seguridad ciudadana que afecta tanto a vecinos como a empresarios. Asegura que el consumo de alcohol en la calle y las aglomeraciones implican también un daño económico para la restauración. «La venta de alcohol a menores y el consumo en la calle está focalizado en tres locales que cuando acumulan multas, cambian de titularidad y vuelven a las andadas», expone la gerente de la asociación, Olga Palacios, «nuestros asociados no están en esa dinámica, el problema no se da en las terrazas». De hecho, desde la asociación de empresarios se hizo un llamamiento a los vecinos a «que entren en contacto con nosotros porque tenemos el mismo problema».

Por su parte, la portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, ha solicitado «un refuerzo urgente» de la seguridad en la plaza Hurtado de Mendoza «donde cada fin de semana se concentran cientos de adolescentes para beber y consumir sustancias estupefacientes, tras lo que se generan riñas y destrozos que han denunciado tanto los vecinos como los comerciantes de la zona». Opina que la seguridad en la ciudad se está degradando de modo preocupante.