Polémica por el atraque de un pesquero ruso en el puerto de La Luz

El «Aleksandr Mironenko», que así es como se llama, permanece a la espera en aguas cercanas a la isla desde el viernes

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas (Asocelpa) ha reclamado este domingo que se permita atracar en el puerto de La Luz, en Gran Canaria, a un pesquero ruso al que la Subdirección de Vigilancia Pesquera del Ministerio de Agricultura se lo ha negado en aplicación de medidas restrictivas establecidas por la invasión de Ucrania que la organización asegura que no afectan a barcos de su clase.

El «Aleksandr Mironenko», que así es como se llama, permanece a la espera en aguas cercanas a la isla desde el viernes, cuando estaba programada inicialmente su entrada a puerto pero se lo impidió una comunicación de dicha subdirección que no lo autorizaba, aduciendo una interpretación de las restricciones a los buques rusos que, según sostiene Asocelpa en un comunicado, plantea «discrepancias» respecto a la que hace el Ministerio de Transportes.

Puesto que la Capitanía Marítima y la Autoridad Portuaria de Las Palmas, ambos organismos dependientes del Ministerio de Transportes, consideran que la prohibición de acceso a puertos de la Unión Europea «no afecta ni a los buques o embarcaciones de pesca», argumenta en su escrito la patronal.

Asociación desde la que se ha destacado, en declaraciones a Efe, que, de hecho, Capitanía Marítima y Autoridad Portuaria se preparaban para recibir el viernes al «Aleksandr Mironenko», que hasta tenía ya su atraque asignado en La Luz, cuando una comunicación de Vigilancia Pesquera rechazó su solicitud de acceder a sus instalaciones.

Por todo ello, Asocelpa achaca lo sucedido a una «falta de coordinación interministerial» que sostiene ha generado una contradicción entre departamentos y, en última instancia, un perjuicio al puerto de La Luz y a las empresas que operan en él.

Ya que el resultado -afirma- es «la primera anulación de pesquero ruso, cuando la comunidad portuaria de Las Palmas había celebrado hace unos días que las nuevas medidas de Exteriores no afectaban al normal tráfico pesquero del puerto grancanario».

Desde ese planteamiento, la patronal anuncia que «reclamará en todas las instancias posibles resolver este malentendido», desde la convicción de que no hacerlo provocaría consecuencias negativas para sus intereses y los de los armadores a los que representan las empresas que forman parte de ella.