El plan de protección de La Mayordomía creará un parque agroambiental en Tamaraceite

El Pleno capitalino aprueba el plan especial de forma definitiva

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acaba de aprobar, de forma definitiva, el plan especial de protección y ordenación de La Mayordomía, un área que tiene una superficie de 10,88 hectáreas, en Tamaraceite, y que destaca por sus valores ambientales y por contener un Bien de Interés Cultural (BIC) que recae sobre el conjunto de Casas de La Mayordomía y la Ermita de San Antonio Abad.

El Consistorio llevaba más de dos años trabajando en esta pieza de acuerdo con las determinaciones del Plan General de Ordenación de 2012. El objetivo de esta actuación es doble: por un lado, posibilitar la creación de un parque agroambiental, «conservando la antigua fisonomía agrícola y rescatando para uso dotacional el conjunto de edificios protegidos con declaración de BIC»; y, en segundo lugar, ordenar la protección de este ámbito.

El espacio está abandonado desde principios de los años 80 -fue utilizado como finca de plataneras hasta los 60- en el que destacan un palmeral en el entorno de la presa de Tamaraceite y una zona de matorrales termomediterráneos.

El nuevo parque estará dotado con una zona de aparcamientos, bajo la circunvalación, si bien «se refuerza fundamentalmente la conectividad peatonal con la creación de una red de senderos interiores, aprovechando trazas preexistentes que garantizan una adecuada movilidad interna y facilitan, de manera eficaz y cómoda, el uso del espacio público».

Se recuperarán también tres estanques para almacenar el agua que servirá para regar el parque y se utilizarán tres bancales para crear jardines específicos. El más alto acogerá especies similares a los cactus; el central servirá para frutales; y en el inferior se plantarán dragos y palmeras. Todo se completará con un área de huertos urbanos y dos zonas destinadas al cultivo del plátano con senderos para realizar recorridos educativos.

En cuanto a los edificios, las casas serán rehabilitadas como museo y centro de interpretación, así como un aula de la naturaleza; y la ermita de Santa Antonio Abad compaginará el uso religioso con la instalación de un aula etnográfica. Por último, la casa del hacendado se destinará a aula-taller y el resto de la zona se usará como espacio expositivo y de investigación agrícola.

En la zona más próxima a la antigua carretera de Tamaraceite se habilitará un merendero, se instalará una cafetería, un mirador y un parque infantil. También se ha proyectado un paseo mirador y una franja de uso deportivo.

La transformación de este espacio requerirá de una inversión cifrada en 5,38 millones de euros, de los que 1,35 millones de euros los aportará el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el resto, el Gobierno canario y el Cabildo de Gran Canaria.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, aseguró que es un planeamiento «imprescindible» para hacerse con los terrenos y alcanzar los 100.000 metros cuadrados del parque. Destacó la importancia que tendrá desde el punto de vista de la movilidad: «Se plantea la construcción de una pasarela hacia el otro parque y, por otro lado, se propone itinerario peatonal seguro desde Las Perreras a Hoya Andrea».

La concejala no adscrita Carmen Guerra dijo que solo tiene en cuenta el margen izquierdo de la antigua carretera de Tamaraceite, mientras que «el otro lado sigue sin urbanizar y siguen sin aceras». También denunció que «ha desaparecido un valor histórico, el puente de la presa de La Mayordomía con las obras que ustedes han realizado con el paseo peatonal desde Hoya Andrea a Tamaraceite». Solicitó que se restableciera. «Esa pieza no se la tenía que haber llevado por delante, era una pieza singular del patrimonio de ese parque y dará cuenta de ello porque estaba protegida por el Cabildo de Gran Canaria», advirtió.

Pero Doreste aseguró que no se actúa en la carretera de Chile, que tendrá un proyecto aparte para su financiación con cargo a los fondos Next Generation.

En cuanto al puente, aseguró que no ha desaparecido. «Continúa, pero cumpliendo con la ley de accesibilidad universal, se ha retirado el paramento para que las personas con movilidad reducida pudieran hacer uso de la vía desde Hoya Andrea a Lomo Los Frailes», expuso, «no es un BIC, está en la carta etnográfica con protección parcial y no se toca la estructura».