Borrar
Directo Eslovenia golpea primero a Serbia con un tanto de Karnicnik
Imagen de una de las estaciones colocadas en la capital grancanaria. R.F.
La patineta eléctrica pública pone sus bases
Las Palmas de Gran Canaria

La patineta eléctrica pública pone sus bases

Sítyneta desembarca con las primeras13 estaciones distribuidas por la ciudad

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 7 de septiembre 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Sítyneta, el sistema de alquiler público de patinetas eléctricas, empieza a asomar ya en la ciudad. La Sociedad de Aparcamientos (Sagulpa) ha comenzado la instalación de las trece estaciones o puntos de depósito y recogida de estos vehículos de movilidad personal.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria quiere presentar el nuevo servicio en el marco de la celebración de la Semana Europea de la Movilidad, que está previsto que tenga lugar entre el 16 y el 22 de septiembre, que trata de incidir en la concienciación ciudadana sobre la eficiencia energética con el lema «¡Combina y muévete!».

La llegada de la Sítyneta se produce con cierto retraso ya que estaba previsto que entre mayo y junio estuviera operativa, pero se hizo mucho hincapié en que el sistema automático de limitación de velocidad en zonas peatonales funcionara de modo correcto.

Las trece bases que se están disponiendo por la ciudad se están desplegando por las oficinas centrales de Sagulpa (Avenida Alcalde José Ramírez Bethencourt); hotel Santa Catalina; Ministerio de Defensa (Paseo de Chil); estadio de Gran Canaria; puente de La Ballena; la empresa Flick Canarias; Centro Municipal de La Mujer; parque de La Mayordomía; Lomo Los Frailes; intercambiador de guaguas de Cruz del Ovejero; parque del Canódromo; Los Tarahales; y el parque Juan Pablo II.

Al contrario que París

La capital grancanaria apuesta por el alquiler de las patinetas eléctricas justo en el mismo momento en que París ha decidido eliminar este sistema de libre servicio. Hace unos días se ejecutó la decisión de prohibirlo en base a una encuesta que se realizó en abril y en la que un 90% de los votantes (103.000 de 1,3 millones, tal y como informó El País en su edición del 2 de abril) se posicionó en contra de estos vehículos de movilidad personal. Los accidentes, las dudas sobre impacto ecológico -debido a la escasa duración de sus baterías de litio- y la falta de regulación en su uso están detrás del rechazo al patinete. La retirada gala no afecta a los particulares y a los de alquiler.

Las Palmas de Gran Canaria, en cambio, quiere evitar el desorden que se ha vivido en la capital francesa y en otras ciudades, como Madrid, y obligará a los usuarios a dejar los vehículos en las estaciones. Así se evitará la imagen de patinetas tiradas en cualquier lugar, incluso en zonas en las que dificulta el paso de peatones o de personas con movilidad reducida.

Esta misma razón es la que ha hecho que el Consistorio capitalino haya apostado por un sistema público, en vez de permitir la entrada de diferentes operadores, como es habitual en la mayoría de las ciudades que se han tomado como referencia para evaluar su implantación.

Reducir la velocidad para proteger al peatón

Además, los modelos de vehículos que se pondrán en funcionamiento en la capital grancanaria tendrán unos sensores de posicionamiento que no solo servirán para evitar robos, sino que permitirán reducir la velocidad, hasta prácticamente parar el patinete en zonas donde su circulación esté prohibida. El objetivo de esta medida es evitar conflictos con los peatones en las zonas en las que el viandante tenga prioridad.

En la prueba que se hizo del sistema en julio de este año se informaba de que la aplicación que utilizarán los usuarios del servicio informará de tres zonas diferencias en el mapa de la ciudad: «la primera es la de circulación, donde pueden transitar (como los carriles bici) y la velocidad se limitará a 25 kilómetros por hora, excepto en aquellas vías de preferencia peatonal, donde la conducción no podrá superar los 10 kilómetros por hora, como Mesa y López; las zonas prohibidas (como calles peatonales), donde la velocidad se reduce progresivamente hasta los 2 kilómetros por hora, impidiendo la conducción y forzando al usuario a bajarse del vehículo; y las zonas de estacionamiento obligatorio, que se corresponden con las estaciones físicas, fuera de las cuales el sistema no permite la devolución de la patineta».

Así es la Sítyneta

  • Robusta: pesa 34 kilos y soporta un peso máximo de hasta 100 kilogramos. Su autonomía, en condiciones óptimas es de unos 40 kilómetros, lo que da para cubrir ente diez y quince trayectos de unos trece minutos entre carga y carga. En cuanto a la batería, es extraíble, y la recarga se hace sustituyendo la usada por otra nueva. Habrá un operario de Sagulpa que irá recorriendo las estaciones para cambiar las baterías ya que las paradas no son puntos de recarga.

  • Potente: la potencia del motor del modelo escogido para la capital grancanaria es de 350 vatios. Desde Sagulpa se asegura que esto permite superar pendientes del 24%, suficiente para ir desde la parte baja hasta la alta de Las Palmas de Gran Canaria. El Ayuntamiento hizo pruebas con personas que pesan más de 95 kilogramos y el vehículo respondió sin problemas en el trayecto entre la avenida marítima y el intercambiador de guaguas de Cruz del Ovejero.

  • Limitada: la patineta alcanza una velocidad punta de 25 kilómetros por hora, si bien los condicionantes del sistema harán que en los lugares donde haya peatones o donde su circulación esté prohibida, la velocidad no podrá exceder de los 10 y de los 2 kilómetros a la hora, respectivamente. Además, los vehículos tienen de un triple sistema de frenado (delantero, trasero y motor) y de intermitentes traseros y delanteros para darle una mayor visibilidad y seguridad.

  • Con casco: una de las particularidades de los vehículos de Sítyneta es que todos tienen un pequeño compartimento donde dejar y coger un pequeño casco plegable. Con él se pretende dar una mayor seguridad al usuario. El caso está conectado por un microchip al vehículo, de modo que no se podrá devolver la patineta en la estación y hasta que el casco haya sido depositado en su compartimento. El casco será de uso obligatorio cuando no se circule por el carril bici.

  • Complementaria: el servicio que presta Sítyneta quiere ser complementarios a otros sistemas públicos de transporte y sustitutorios, en la medida de lo posible, del uso del coche en los desplazamientos por la capital grancanaria. Así, se va a limitar su uso a cinco viajes cada día y se exigirá tener 16 años o más para poder inscribirse como usuario de Sítyneta. El Ayuntamiento quiere que la patineta pública se convierta en un medio de transporte y no en un vehículo de paseo.

El arranque del servicio Sítyneta contará con 87 vehículos, si bien la intención del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es que cuando el sistema esté plenamente operativo ponga a disposición de los usuarios un total de 320 patinetas de uso compartido.

En cuanto al precio, se está trabajando con un cuadro tarifario que presenta tres opciones: un abono anual, que solo permite cinco usos al día como máximo y cuyo precio es de 60 euros, si bien esta tarifa tiene descuentos del 10% en los abonos familiares de dos miembros (108 euros) y del 15% para tres o más miembros (153 euros); otro general, en el que el precio es de 0,2 euros por minuto (este mismo precio se aplica como recargo para los abonados a partir de los veinte minutos de uso); y un tercero que es mixto, que se propone para el uso compartido con la bicicleta pública Sítycleta, cuyo precio es de 80 euros anuales.

La instalación de la Sítyneta tendrá un coste de dos millones de euros en total.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios