Borrar
Los exteriores de la Ciudad de la Justicia de la capital grancanaria. Arcadio Suárez
En Las Palmas de Gran Canaria

Juzgan a un noruego por explotar sexualmente a una niña en General Vives

Tribunales ·

Se enfrenta a 11 años y nueve meses de prisión | Comenzó haciéndole fotos y vídeos eróticos para terminar agrediéndole sexualmente

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 22 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Este martes, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha celebrado el juicio contra un ciudadano de nacionalidad noruega, identificado con las siglas S.R.F., que está acusado de delitos relacionados con la prostitución y explotación sexual de una menor en Las Palmas de Gran Canaria.

En concreto, el encausado habría cometido presuntamente los actos objeto de reproche penal sobre la hija menor de una mujer que fue su pareja sentimental entre los años 2014 y 2018 y que trabajaban para él como empleada del hogar.

Según el relato de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, los hechos se remontan al mes de junio de 2019, cuando el acusado, en su domicilio ubicado en la calle General Vives, habría iniciado una serie de encuentros con la menor hija de su expareja sentimental.

Movido por su atracción sexual hacia las menores y siendo plenamente consciente de la edad de la víctima, habría empleado presuntas tácticas de manipulación para inducirla a participar en actividades de naturaleza sexual a cambio de dinero.

Lo que comenzó como una relación laboral, con la menor también desempeñando labores domésticas en el hogar del acusado, pronto se convirtió en una situación de presunta explotación y abuso, para la Fiscalía . Entre los meses de junio a diciembre de 2019, S.R.F. habría capturado imágenes y vídeos de alto contenido sexual, en poses sugerentes y actitudes ajenas a las habituales en una niña de su edad.

A cambio de distintas cantidades de dinero, el fiscal determina que «fotografió y grabó a la menor» cada vez que acudía a su domicilio, en unas ocasiones desnuda y en otras vistiendo distintas prendas de ropa o accesorios que el mismo le entregaba», tales como «disfraces eróticos, lencería, látigos, esposas, correas metálicas o collares de cuero, en posturas sugerentes o sensuales, con gestos eróticos, que aquel le indicaba», detalla la acusación.

El modus operandi del acusado habría evolucionado con el tiempo, pasando de fotografiar y filmar a la menor en situaciones comprometedoras a inducirla a participar también en actos sexuales explícitos.

Se mencionan en el escrito de acusación prácticas como la introducción de objetos sexuales en la vagina de la víctima, todo ello documentado en archivos informáticos encontrados en varios dispositivos intervenidos por las autoridades.

También, entre junio y diciembre de 2019, el encausado en varias ocasiones y en su domicilio, ofreció a la menor «la entrega de distintas cantidades de dinero» para realizar con ella distintas prácticas sexuales.

Todos los vídeos y fotos que realizó el acusado los guardó en varios dispositivos electrónicos incautados durante la investigación, entre ellos discos duros internos y un ordenador portátil. Estos elementos, según la Fiscalía, contienen evidencias cruciales que respaldan la acusación.

Daños psicológicos

El impacto psicológico sufrido por menor fue enorme y desencadenó, según los forenses, en una serie de síntomas graves, incluyendo depresión, ansiedad, hostilidad, obsesiones, desconfianza e incluso síntomas psicóticos.

Por estos hechos, Fiscalía lo acusa de sendos delitos de prostitución y corrupción de menores, pidiendo una pena total de 11 años y nueve meses de prisión, multa de 13.500 euros, inhabilitación especial para oficio o cargo que implique la custodia de menores durante 11 años y nueve meses, así como la prohibición de aproximarse a la víctima y comunicarse con ella por cualquier medio durante 22 años y medida de libertad vigilada durante 10. Según la acusación, el encausado deberá indemnizar a la víctima en la cantidad de 15.000 euros por los daños morales causados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios