Imagen de archivo de la zona comercial de Triana. / COBER

Los niveles de desempleo y contratación ya se sitúan en los ritmos anteriores a la pandemia

Octubre registra una bajada ligera del paro de 450 personas pero se equipara a la situación que tenía la ciudad en septiembre de 2019

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palma de Gran Canaria

La capital grancanaria acumula ya seis meses consecutivos de descenso de los niveles de paro. Los datos referidos al mes de octubre reflejan una leve reducción del desempleo -bajó solo en 450 personas con relación a septiembre- hasta situarse en 38.931 vecinos que buscan trabajo. La buena noticia es que la economía ya empieza a mostrar comportamientos prepandémicos, como lo demuestra el hecho de que el número de personas que está apuntado en las listas del Servicio Canario de Empleo es casi idéntico al que teníamos en septiembre de 2019 (38.935), cuando todavía no había estallado la crisis del covid-19.

También en las contrataciones se empieza a respirar un cierto aire de recuperación, según los datos que aporta el Instituto Municipal para el Empleo y la Formación (IMEF) capitalino. Así, octubre ha sido el mes con mayor número de contratos firmados (15.435), lo que nos devuelve al ritmo que había en diciembre de 2019, también meses antes de la irrupción de la pandemia en nuestras vidas.

La evolución de los índices de la ciudad hay que enmarcarla en el ámbito geográfico en que se producen. Y aquí es donde hay menos motivos para el optimismo ya que la caída mensual del paro en la capital (-1,14%) es menor que la que registra el conjunto de Gran Canaria (-2,17%) y Canarias (-2,45%), aunque esto quizás pueda explicarse por el mayor peso económico que aporta la recuperación del turismo a niveles insular y autonómico.

Por sexos

Una de las curiosidades que reflejan los datos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es que, por segundo mes consecutivo, el paro desciende más entre las mujeres (-1,39%) que entre los hombres (-0,82%). Este mejor comportamiento del mercado laboral con nuestras ciudadanas se refleja en los diferentes grupos de edad, salvo cuando se entra en el intervalo etario comprendido entre los 45 y los 65 años, donde el descenso del paro fue mayor entre los hombres (con -0,92%) que entre las mujeres (con -0,42%).

No obstante, todavía existe una notable diferencia en cuanto a las posibilidades de inserción por sexo. Así, de los 38.931 desempleados contabilizados por la estadística municipal en el mes de octubre, un total de 16.832 eran hombres (43%) y el resto, esto es, 22.099 eran mujeres (57%).

Otro de los comportamientos insólitos del mercado de trabajo durante el pasado fue el hecho de que por vez primera en el último semestre, el paro creció entre los menores de veinticinco años de edad. De hecho, son el único grupo que aporta más a las listas de desempleo, en total 221 personas, de las que un total de 149 fueron hombres y las 72 restantes, mujeres.

El dato

  • Un 16% menos interanual. La variación interanual del número de desempleados, referida al mes de octubre, arroja un descenso del paro de 7.153 personas. Esto supone un 16% menos que en el año de la pandemia, cuando en este mes había 46.084 personas sin trabajo.

En cuanto al nivel formativo, los universitarios y los titulados de la Formación Profesional son los que menos paro sufren. Entre estos dos grupos apenas hay 5.000 personas buscando trabajo, lo que supone una tercera parte de los 17.346 parados que tienen estudios primarios y los 16.461 que accedieron a Secundaria.

El comercio ha marcado el mes de octubre en cuanto a la creación de empleo (221).

Contratación temporal

La contratación que se está produciendo es básicamente de tiempo limitado. De cada diez incorporaciones al mercado laboral, nueve son temporales y una es de carácter indefinido. Los primeros alcanzaron los 13.846 (660 más que en septiembre) y los segundos, 1.527 (41 menos).

Eso sí, el mes pasado se rompió la media de contratos mensuales firmados (11.543 en lo que vamos de año) con un total de 15.435, lo que supone un 34% más que el promedio.

Los sectores que más trabajo generaron fueron agricultura (+11% intermensual), comercio (+18%) y hostelería (+37%), nichos de empleo muy ligados a la estacionalidad. La construcción bajó un 6% y la industria se dejó en torno a un 9%.