Borrar
Imagen de los dos procesados, engrilletados, ayer al término de la vista oral. F. J. F.
La niña «vivió un horror» con sus padres

La niña «vivió un horror» con sus padres

Tribunales ·

El fiscal Luis Estévez incide en que los acusados de maltratar y abusar de su hija lo hicieron «sin piedad»

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 28 de mayo 2021, 11:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El fiscal Luis Estévez describió como un «horror» el padecimiento que sufrió una menor de tres años a manos de sus padres, los cuales y según su tesis, la maltrataron y abusaron sexualmente de ella en unos hechos que tuvieron lugar en 2016 en la capital grancanaria. Ayer concluyó el juicio con los informes de las partes y los dos acusados -María del Carmen S.D. y Víctor M.R.P.- se enfrentan a penas de 28 y 16 años de cárcel, respectivamente.

La víctima vivió «un horror proveniente de las personas que tenían que haberle dado protección y afecto que eran su padre y su madre. Ha sido víctima de reiterados malos tratos físicos y psicológicos por parte de sus progenitores y han sido acreditados», expuso el fiscal Luis Estévez.

Y todo ello, según esta parte, «primero por las testigos que vivían con ellos en la misma casa, que no era grande y posibilitaba que se oyera todo», dijo refiriéndose a la hermana y sobrina de la procesada, quienes relataron «los insultos, amenazas y golpes que escuchaban casi a diario todas las mañanas» a la hora en que la menor de tres años de edad se preparaba para ir al colegio.

Apuntó el fiscal que «todos escucharon la grabación de uno de estos episodios, que se produjo el 26 de mayo de 2016», en referencia a duro audio que grabaron las dos testigos en la casa en el que se escuchaban los gritos desesperados de la víctima y a la acusada insultándola y amenazándola. «Una grabación reveladora» en la que se oyó «con absoluta claridad» a la procesada «amenazar sin piedad a su hija de tres años diciéndole 'te reviento el alma'; insultándola con expresiones como 'abusadora' y 'cabrona' y gritándole 'te meto una patada que te escacho la cabeza'». También apuntó que se pudo oír como la acusada «pegaba a la menor» y los «incesantes y desesperados llantos de la niña que no podía hacer nada ante la acometida de la acusada», unos hechos que se repetían «por la noche cuando la despertaba de la siesta y le deba de comer para que volviera a dormir. «Esta situación era tan insoportable, que la propia testigo admitió que se iba de la casa para no escuchar los gritos y golpes y los desconsolados llantos de la niña».

«La pegaba porque no quería comer o dormir, la vio como la arrastraba por el suelo del brazo o de los pelos» y como «fumaban crack en la misma habitación donde dormían», además de que «no la aseaba», añadió.

De esos malos tratos, a juicio del fiscal Estévez, era «conocedor» el acusado que no los evitaba, «oía y veía», diciendo sólo «María, no pegues a la niña», sin más. Unos testimonios refrendados por la propia menor que calificó ante la psicóloga a sus padres como «malvados».

En lo que se refiere al delito continuado de abusos sexuales cometidos sobre la menor presuntamente por el acusado en connivencia con su esposa, el Ministerio Público destacó en su informe que «la propia declaración de la menor lo relató a su acogente y a la psicóloga», que le «metió el dedo en la vagina, que le salió mucha sangre y le dolió mucho. Luego dijo que vino la madre con la fregona y limpió todo». Además, insistió en que la víctima relató como el padre le ponía sus genitales en la boca hasta que le salía «un líquido blanco», en unos relatos que consideró «consistentes y válidos», descartando que estuvieran «manipulados por el tipo de lenguaje utilizado», detalló el fiscal.

Por su parte, las defensas, insistieron en que no había pruebas como para enervar la presunción de inocencia de los acusados y que, en cualquier caso, la Sala debía atender a sus peticiones de atenuantes por dilaciones indebidas y drogadicción.

El caso quedó visto para sentencia que será dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios