El acusado, durante la vista oral. / C7

Una niña relató como su abuelastro abusaba de ella: «Nunca dije nada a nadie por miedo»

El Ministerio Fiscal le pide una condena de seis años de prisión mientras que la defensa insiste en su inocencia

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Una niña, que en la época de los hechos tenía 14 años, describió entre lágrimas ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de las Palmas cómo fue objeto de presuntos abusos sexuales por parte de su abuelastro desde 2016 hasta marzo de 2020: « Me tocaba, me obligaba a sentarme encima de él... Nunca dije nada por miedo hasta que fue la Policía Nacional al colegio a dar una charla, me di cuenta de todo y me atreví a contárselos», manifestó durante la vista oral.

En este procedimiento, el fiscal Carlos Delgado pide una condena para J. P. V. de seis años de prisión, mientras que su representación legal interesa la libre absolución al haber negado los hechos objeto de acusación.

Según el Ministerio Público y que fue ratificado en la sala por la víctima, el acusado « de forma reiterada desde el año 2016 hasta marzo de 2020», actuó contra la nieta de su pareja aprovechando en varias ocasiones la ausencia temporal de otras personas del núcleo familiar en su domicilio.

La menor manifestó que esta persona le tocaba la cintura, los muslos y los glúteos por encima de la ropa mientras se masturbaba y también la sentaba sobre su regazo para poder frotar sus genitales contra su cuerpo. Todo ello acompañado de gestos y sonidos obscenos por parte del acusado, quien, además, pedía de forma reiterada a la niña que le llamara «abuelo» o «abuelito» durante la realización de los supuestos actos delictivos.

La petición de condena

  • Seis años de prisión, con la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima durante 10 años y la libertad vigilada por un tiempo de ocho, participando en programas formativos, laborales y de educación sexual, es la pena que interesa el fiscal para este acusado. También se le pide el abono de las costas procesales y 10.000 euros de responsabilidad civil por los daños morales ocasionados a la niña.

La mayor parte de estos sucesos tuvieron lugar en el domicilio de la pareja del acusado en Santa Lucía de Tirajana, aunque uno de los últimos que se produjeron fue en la capital grancanaria. En concreto, en el aparcamiento del Centro Comercial La Ballena. Según la víctima, fuer allí con sus abuelos y el acusado aprovechó que su pareja entró al bingo a jugar, pera llevársela al aparcamiento, meterla en el asiento trasero de su coche y manosearla.

En la vista oral, el acusado negó todos los hechos objeto de acusación e insistió en que jamás se quedó a solas con la menor en el domicilio, que su relación con la niña era perfecta y sobre el suceso de La Ballena, dijo que solo le compró un juguete hasta que se marcharon.