Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
Ayoze Castro, María José Caballero, Gustavo Montero, Lucía Caballero y Eva Montesdeoca, en la necropsia. C7

La necropsia confirma que el tiburón zorro que varó muerto en el Puerto era una hembra embarazada

El escualo perdió la vida al engancharse, de manera accidental, en un aparejo de pesca artesanal conocido como palangre

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaira

Miércoles, 3 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La necropsia realizada este martes al tiburón zorro ('Alopias superciliosus') que apareció muerto el jueves pasado en el Puerto de La Luz y de Las Palmas confirma que el ejemplar varado era una hembra y que estaba embarazada.

Así lo confirmó la veterinaria María José Caballero, de la unidad de Patología de peces de la Red Canaria de Vigilancia Sanitaria de Fauna Silvestre (Red Vigía Canarias)-Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), tras el análisis postmortem del cadáver.

«Estaba preñada y en cada uno de sus dos úteros tenía una cría de unos 70 centímetros», indicó la especialista. La literatura científica detalla que estos escualos suelen parir crías que miden en torno a un metro, de ahí que el alumbramiento se fuera a producir en fechas próximas.

La necropsia confirma que la causa de la muerte fue la interacción con un palangre que se utiliza en la pesca artesanal para la captura de otro tipo de peces de grandes dimensiones. «Se trata de un hecho accidental porque no es habitual que esto suceda», añadió la responsable de la necropsia, en la que también participaron, entre otros, Ayoze Castro, Gustavo Montero, Lucía Caballero y Eva Montesdeoca.

Es la primera vez que la facultad de Veterinaria de la ULPGC realiza la necropsia de un tiburón zorro. «Desde el punto de vista científico, hemos tenido suerte de poder analizarlo porque no habíamos tenido ningún caso de mortalidad de esta especie», aseguró Caballero.

Los tiburones zorros suelen ser habitantes de las profundidades, en torno a los 500 metros, pero también son vistos con cierta frecuencia en la superficie de las islas. En los últimos diez años, la prensa se ha hecho eco de encuentros de estos animales con buceadores en Tenerife, Lanzarote, La Graciosa y Gran Canaria.

Se trata de una especie «altamente migradora», como recogen las fichas de identificación del Gobierno de Canarias, que se caracterizan por tener una cola muy larga. En el caso de la hembra hallada este jueves en el Puerto de La Luz y de Las Palmas, la cola medía 70 centímetros y el resto del cuerpo, 2,07 metros. En cuanto a su peso, la báscula marcó 168 kilogramos.

Presentaba contenido estomacal, lo que indica que el animal estaba en buen estado de salud. Y, como particularidad, tenía un hígado que pesaba 6 kilogramos. Estos animales desarrollan hígados de grandes dimensiones porque les ayuda en su flotabilidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios