Fernando con Youssef, que colaborará en la acción. / C7

«Es una necesidad porque el aspecto físico es importante»

El profesional de la barbería Ferna The Baber y dos de sus pupilos salen a la calle a cortar el pelo a personas sin hogar de la ciudad

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Una acción tan cotidiana como acudir a una barbería a cortarse el pelo es algo que no está al alcance de todo el mundo. Las personas que no cuentan con un hogar tienen dificultades para recibir este servicio de cuidado personal básico por carecer de recursos económicos o bien porque su aspecto y sus condiciones higiénicas suponen una barrera complicada de salvar a la hora de acceder a un establecimiento.

Ferna The Barber, nombre profesional del barbero grancanario Fernando García, es conocedor de esta realidad y sabe de los reparos con los que se encuentran estas personas a la hora de recibir este servicio debido a que no siempre logran mantener unas condiciones mínimas de aseo personal al no disponer de un recurso de habitabilidad.

Pero Fernando considera que la dignidad de estas personas está por encima de las circunstancias que les han llevado a pernoctar en las calles de la capital grancanaria, y que su aspecto no debe ser un inconveniente añadido. «Es una necesidad porque el aspecto físico es importante», expone.

« Si no los dejan ni entrar en una barbería, ¿cómo van a ir a una oficina a pedir un trabajo? Tenemos que hacer algo por ellos», dice convencido de que la imagen no debe limitar las posibilidades de quienes hoy no tienen un techo pero aspiran a revertir su situación.

El modo que ha encontrado de echar una mano es a través de su trabajo. Por eso va a ofrecer un s ervicio de cortes de pelo gratuitos para estas personas sin hogar yendo directamente a las zonas que suelen transitar.

Su idea es empezar, bien este fin de semana o el próximo, en el entorno del parque de Santa Catalina y en San Telmo, zonas a las que él ya se ha acercado personalmente a informar a algunos de los habituales del servicio que les ofrece. «Localicé a varias personas y les dije que pensaba ir en unos días y que si estaban por la zona les podía cortar el pelo y ellos me dijeron que los encontraría sin problema porque siempre estaban por allí».

Pero Fernando no va estar solo en esta iniciativa solidaria, sino que va a contar con la ayuda de Yassine Zarrouq y Youssef El Khalqi. Unos jóvenes de origen marroquí que se han formado en la academia de barbería que dirige en la calle Don Pedro Infinito, en el capitalino barrio de Schamann, que hoy en día ya son monitores y que también quieren prestar su ayuda a quienes de otro modo no podrían disponer se este servicio.

Fernando señala que este proyecto nace con vocación de futuro. «No va a ser solo por un día, sino que pueden contar con nosotros», asegura. Así, explica que a este primer fin de semana seguirán otras salidas a las calles de la ciudad. «Pensamos salir una vez al mes o una cada dos meses y seguiremos dándoles ese servicio hasta que ellos salgan adelante», indica.

Este profesional de la barbería aclara que no critica que los establecimientos sean reticentes a dejar entrar a estas personas. « Entiendo que haya negocios que no los atiendan porque temen que eso pueda perjudicar su imagen o perder clientela», dice como propietario de una academia.

Asimismo, señala que comprende esta postura, pues la propia clientela es la que puede plantear reparos a que se dé el servicio. «La gente te puede decir que cómo vas a usar con ellos el mismo material que has utilizado con estas personas», dice.

Por ello asegura que esta acción solidaria que proyecta «cuenta con la máxima seguridad», pues se van a respetar «todos los protocolos» exigidos por la covid, se va a proporcionar « mascarillas a quienes no tengan» y «hemos comprado material específico para estas salidas».