Chapuzón de La Naval en 2019. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

La Naval vive un chapuzón digital a causa de la pandemia

En lugar del tradicional baño nocturno, se emitió un vídeo que cuenta la historia de esta costumbre que parte del siglo XIX

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

En esta época de restricciones a causa de la pandemia del covid-19, las fiestas de La Naval no renuncian a su tradicional chapuzón. Y para hacerlo seguro, en lugar del baño nocturno que se pegan los chapuzoneros -aquellas personas de la vida política, social y deportiva que han destacado a lo largo del año- se optó por emitir un vídeo corto, de unos minutos de duración, en los que se hace un recorrido por la historia de esta divertida tradición.

« Esto viene del siglo XIX, cuando las personas que venían de otros municipios a entregar sus ofrendas a la Virgen de La Luz se refrescaban antes en la playa de Las Canteras», explica el presidente de la comisión de fiestas, Paco Medina, «esto se perdió durante la dictadura y en la época de Manolo García -quien también rescató la celebración del carnaval-, en los años 70, se retomó la idea del chapuzón».

Tras la emisión del vídeo en la plaza de Nuestra Señora de La Luz se celebró el concierto 'Chan Chan, celebrando Buena Vista Social Club', con Totó Noriega.

Para este sábado se han reservado algunos de los actos principales de la fiesta, como son el traslado de la llama simbólica que dio origen al nombre de La Luz, a partir de las 18.15 horas; o la conmemoración de la batalla naval que tuvo lugar en 1595 en La Isleta y que repelió el ataque de Francis Drake desde el castillo de La Luz. Este acto estará protagonizado por el regimiento de artillería antiaérea 94 a las 18.00 horas en los jardines del castillo de La Luz.

Por la noche se producirá un apagón general del barrio y el tradicional encendido de velas por los más necesitados, para luego proceder a la elección de la reina de las fiestas de La Naval y sus damas de honor.